Cadillac con Linux inside [Veredicto: Cadillinux]

EmpresasInnovación

Hace poco te hemos contado aquí en Itespresso que Steve Jobs soñana con un coche Apple. Mientras llega el momento en que se realiza o no dicho sueño, lo que si existe ya es un Cadillac con un cerebro basado en el SO desarrollado por Linus Torvalds. Es tradicional identificar algunos automóviles con animales poderosos (jaguares, leones, caballitos rampantes…) pero aquí llega uno que si no el empuje al menos tiene el cerebro de un pinguino. Se trata del Cadillac XTS modelo 2013 y emplea Linux en la gestión del sistema integral de información y entretenimiento denominado CUE (acrónimo de Experiencia de Usuario Cadillac).

En el interior del salpicadero del XTS hay un procesador ARM 11 de triple núcleo que controla dos pantallas: una táctil capacitiva de 8″ (la primera no resistiva que aparece en un coche de producción en serie) y una segunda de 12,3″ completamente configurable que encontrarás tras el volante.

Dos de los núcleos se encargan de interpretar las órdenes vocales del usuario mediante la tecnología de Nuance que también emplea, por ejemplo, el asistente vocal inteligente Siri en los iPhone4S, pero en esta ocasión la gestión se realiza en el propio dispositivo, es decir, en el coche, en lugar de mediante conexión remota al servidor central.

Con esto consigue un funcionamiento único en la interpretación de las órdenes del conductor a la hora de utilizar el navegador GPS. Ya no tienes que ir determinando por secciones la dirección (primero la ciudad, luego la calle…) sino que puedes decirla de corrido como se la dirías a alguien (calle del Chinche Viudo número 14 de VillaConejos de Arriba). Pero aún más impresionante es que, al estilo Siri, si le dices al Cadillac “tengo hambre” te proporcionará en pocos segundos la dirección del restaurante más próximpo.

Estas funciones se extienden también al manejo del audio, permitiendo al conductor “decirle al coche” (y lo más importante, que este obedezca) cosas como “reproducir “Viva la Vita” en Pandora” o “quiero escuchar el 92,9” (ya interpreta el sistema que te refieres a la radio FM) sin tener que tocar ni un solo botón.

El panel central lo constituye por entero la mencionada pantalla capacitiva, con un panel oscilante inferior donde se encuentra un compartimento en el que se puede alojar el móvil así como conectar, en sus dos puertos USB, cualquier dispositivo (reproductor de MP3, disco duro portátil, pendrive, smartphone…)

El sistema CUE tiene una interesante capacidad, que es la de detectar cuando tu mano se acerca a menos de 15 cms. de la pantalla táctil, momento en el que activa una serie de botones configurables que se apagan de nuevo cuando alejas la mano de la pantalla.

El sistema permitirá una distribución de un SDK para que los desarrolladores puedan programar aplicaciones en Java y HTML5 que estarán disponibles en una app store que la propia Cadillac ha anunciado y en la que espera que el año próximo, cuando se venda el vehículo, ya haya una treintena de aplicaciones disponibles.

En cuanto a la pantalla que ocupa el lugar del tradicional cuentakilómetros, presenta cuatro diseños diferentes que muestran distinta información.

El primero y más simple muestra la marcha engranada, velocidad, tempertura del motor y controles de teléfono/navegación/audio. Otro presenta además las instrucciones de navegación y otras informaciones, mientras que hay un tercero, más sencillo, que sólo informa de la velocidad, el nivel de combustible y poco más.

El último muestra un cuentarevoluciones de gran tamaño junto con una renderización 3D del automóvil con información como la presión de los neumáticos, temperatura del motor, GPS, controles de audio…

Por terminar con los datos automovilísticos en si, el Cadillac XTS tiene un motor V6 de 3.600 c.c. con 304 cv que pueden cabalgar repartidos entre el tren delantero o ambos. Cuenta con cambio automático de 6 velocidades y por el momento no está prevuista motorización V8.

Se estima que saldrá a la venta en precios que oscilarán entre los 40 y los 60.000 dólares, lo que sería casi barato comparándolo con la competencia alemana (Mercedes, BMW, Audi) equivalente de no ser por esas cosas del cambio dólar-euro, impuestos y demás que harán que cuando llegue a Europa cueste una cantidad equivalente (o seguramente superior) en euros… y todos sabemos que 40.000 dólares no son 40.000 euros…

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor