Caja de seguridad con lector de huella dactilar: tu dedo es tu llave

Empresas

Comienza un año más el éxodo vacacional agosteño. Las ciudades se vacían, playas, montañas y demás lugares apetecibles para el merecido descanso se pueblan (al final cambiamos una muchedumbre encorbatada por otra en bermudas) y en nuestros viajes acarreamos con nosotros preciados objetos que pretendemos que retornen con nosotros al hogar allá por septiembre. Joyas, relojes, la tarjeta de crédito o nuestra documentación que quizá no podamos guardar en un lugar tan seguro como quisiéramos allá donde vamos. Sin problemas, ahora podemos llevar con nosotros nuestra propia caja fuerte de viaje y nadie podrá abrirla a no ser que cuente con nuestra huella dactilar.

Seguridad biométrica para una caja fuerte portátil con la que podemos despreocuparnos de la llave puesto que el acceso se franquea merced a la yema de nuestro dedo.

Acero de alta resistencia con un interior forrado en acolchado con efecto memoria para proteger lo que guardemos adoptando su forma. Y para mayor seguridad, porque seguro que ya hay alguien pensando en coger la caja, salir corriendo y reventarla en otro lugar, está todo previsto: cuenta con un cable de acero con el que fijar la caja a cualquier objeto sólido y resistente, tipo el brazo de la suegra cuando se acuesta a echar la siesta en el sofá. Y para abrirla (la caja, no la suegra) bastará con pasar tu dedo por el lector de huella dactilar.

Ya estés en casa, camping, hotel, caravana o la casa del campo del abuelo puedes llevarte de vacaciones tus posesiones más preciadas que no peligra su integridad. La mala noticia podría tener que ver con el tamaño: dentro de esta caja te cabrá el smartphone pero no el tablet.

El precio de tanta seguridad no es excesivo, unos 40€. ─[Chinavasion]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor