Chevillotte te trae las mesas de billar convertibles más finas del mercado

Empresas

Con pisos y espacio cada vez más pequeños resulta complicado que podamos cumplir ese sueño de tener una mesa de billar, a no ser que nos planteemos la posibilidad usarla por las noches como cama poniéndole una almohada y un colchón hinchable.

Pero si destruir nuestras cervicales no es una opción, siempre queda usarla como mesa normal, pero entonces que mejor que usar una de las Verytables de Chevillotte, unas geniales mesas convertibles que en menos de un minuto hacen que el lugar pase de billar a oficina, o comedor, o incluso timba ilegal de juegos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lnJej-ZZpUo[/youtube]

Y es que las mesas de Chevillotte son una maravilla que permiten, gracias a un sistema mecanizado, que la superficie del billar suba para ponerse al nivel del resto de la mesa y luego con 3 paneles se proteja ofreciendo, o bien una superficie lisa como mesa de trabajo, o bien una de fieltro para poder jugar a las cartas o lo que queramos.

Este mecanismo permite que la mesa tenga una altura mínima de poco más de 10 centímetros (sin contar las patas, claro) y que incluso los conductos por donde las bolas se recogen puedan plegarse.

Es más, hasta el mecanismo tiene la opción de que sea manual con una manivela o motorizado y las mesas pueden personalizarse hasta la saciedad. ¿Que más se puede pedir? Pues probablemente que no cuesten tanto, ya que sus precios rondan entre los 14.000 y los 20.000 euros.

Una idea genial, pero claro con ese precio probablemente quien se lo pueda permitir no tenga una casa donde el espacio sea un problema y donde hasta los cuartos de baño tengan sitio para poner arpas tocadas por aristócratas de la comida rápida a la parrilla.— Dani Burón [Chevillotte]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor