Cierra la startup de accesorios para automóviles Pearl

Empresas

Pearl, fundada por tres ex empleados de Apple, había desarrollado una cámara trasera inalámbrica que había tenido poco éxito de ventas.

Pearl Automation, la startup fundada por tres ex empleados de Apple para desarrollar accesorios de conducción, ha echado el cierre tres años después de su fundacion y un año después de lanzar su primer producto al mercado.

Pearl construyó su reputación sobre el hecho de que la mayoría de sus empleados habían trabajado en Apple. En el momento del lanzamiento público de la startup, el año pasado, cerca de 50 de sus 70 empleados presumían de haber formado parte de la compañía de la manzana.

El primer, y único, producto de la startup ubicada en Scotts Valley era una cámara inalámbrica de reserva que se colocaba alrededor de la matrícula trasera del coche. La cámara, llamada RearVision, costaba 500 dólares y tenía bastantes virtudes: era discreto, no precisaba de cables, y por lo tanto, no necesitaba una instalación profesional.

Sin embargo, esas virtudes no sirvieron a Pearl Automation para vender suficientes unidades del dispositivo. RearVision llena una brecha en el mercado que se está cerrando, puesto que un número cada vez mayor de coches nuevos tienen cámaras incorporadas, especialmente desde que los fabricantes de automóviles han empezado a incorporar funciones de conducción semiautónomas, como el mantenimiento de carril y el control de crucero adaptativo.

Aunque la RearVision sí era una solución interesante para los coches antiguos que no tienen esas cámaras, su precio era demasiado elevado para animar a los posibles compradores, por lo que las ventas iniciales “decepcionaron” a Pearl, de acuerdo con Axios. Otras compañías se acercaron a Pearl para tantear una posible adquisición, pero la startup las rechazó.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor