El coche sin conductor de Google incluirá airbags exteriores

Innovación

Google ha patentado unos sensores que detectan una colisión inminente y disparan unos airbags para minimizar el daño en un posible atropello.

El coche autónomo de Google, cuyo primer prototipo fue mostrado el pasado diciembre, va incorporando nuevas mejoras. La última, unos airbags exteriores para proteger a los peatones en caso de atropello.

La compañía de Mountain View ha registrado en la Oficina de Patentes de Estados Unidos un sistema de parachoques inflables para sus coches sin conductor, que reaccionarían en caso de un accidente. Los sensores pueden detectar una colisión inminente y los airbags se inflan para minimizar el daño al peatón atropellado.

Para solventar un problema común en este sistema de seguridad activa, el rebote del peatón contra el airbag desplegado, Google ha decidido construirlos en un material visco-elástico, según informa Engadget.

Este material, ya probado por el fabricante sueco Volvo, ofrecería cierto grado de elasticidad al entrar en contacto con objetos y personas, de modo que no proyectaría al peatón contra el asfalto.

Sin lugar a dudas, Google está cuidando la seguridad como uno de los aspectos más importantes de su coche autónomo. La idea de un vehículo sin conductor y sin volante sigue produciendo temor tanto en las autoridades como entre los consumidores, un temor que la compañía está tratando de contrarrestar añadiendo diferentes características de seguridad en su automóvil.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor