Coches impulsados por microorganismos

Empresas

Un proyecto de investigación intenta determinar si la supervivencia de un microbio puede ayudar a hacer mejores coches.

Investigadores de la Universidad de Stanford, dirigidos por el profesor de ingeniería química James Swartz, han descubierto un microorganismo que absorbe los fotones y metaboliza la energía para dividir el agua, una reacción química que produce hidrógeno.

Según ha destacado Jim Plummer, “en lugar de utilizar la luz del sol para crecer, la utiliza para dividir las moléculas de agua”. Desafortunadamente, el estado natural del microorganismo es anaerobio, lo que significa que muere cuando es expuesto a grandes concentraciones de oxígeno.

Para solucionar este problema, los investigadores producen millones de microorganismos y los exponen a bajas concentraciones de oxígeno. Ellos toman los que sobreviven y los utilizan para crear una nueva generación de microbios. La idea es, con el tiempo, crear una nueva raza de microbios que puedan sobrevivir en un entorno relativamente normal. Generaciones enteras de microbios se pueden generar bastante rápido, pero los cambios en el código genético llevan más tiempo.

Aunque es el elemento más abundante del universo, el hidrógeno no es fácil de generar en la Tierra. Puede extraerse del carbón, pero la reacción deja dióxido de carbono, un gas invernadero. Las moléculas de agua también se pueden dividir a través de la electrólisis, pero es un proceso que requiere energía.

El hidrógeno se ve como una fuente potencia de energía para los coches, entre otras aplicaciones.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor