Coches voladores, el nuevo proyecto de Larry Page

CienciaInnovación

Primeras imágenes del dispositivo para vuelos personales de Kitty Hawk, empresa respaldada por el fundador de Google.

Al hablar de coches voladores, seguramente muchos se imaginen el célebre DeLorean de Regreso al futuro, con sus puertas de ala de gaviota y su rastro de fuego incluido. Pero el proyecto de Kitty Hawk, una empresa respaldada por el fundador de Google, Larry Page, recuerda más a las motos deslizadoras de Star Wars. Al menos en el vídeo que la compañía ha compartido este lunes, y que supone la primera muestra oficial de la tecnología.

La misión de Kitty Hawk, según explican en su propia web, es “convertir el sueño de los vuelos personales en realidad”. La compañía tiene la creencia, un tanto fatua, de que “cuando todo el mundo tenga acceso a los vuelos personales, un nuevo e ilimitado mundo de oportunidades se abrirá ante ellos”.

Los vehículos voladores, llamados Kitty Hawk Flyer, son aeronaves totalmente eléctricas que, como se puede ver en el vídeo, están especialmente diseñadas para volar sobre el agua. Esto es así debido a las limitaciones impuestas por la Administración Federal de Aviación, que permite realizar este tipo de vuelos pero bajo la categoría “ultralight”, lo que los limita a áreas poco congestionadas. La parte positiva, que no se necesita una licencia de piloto para llevar esta aeronave. Según la compañía, se aprende a conducirlos en minutos.

Para pilotar uno de estos aparatos todavía faltan unos meses, ya que estiman que saldrán al mercado a finales de año. El precio final se revelará entonces. Por el momento, ofrecen la posibilidad de hacerse miembro de Kitty Hawk durante tres años por un único pago de 100 dólares. Además de otras ventajas, esto supondrá un descuento de 2.000 dólares en el precio de mercado de la aeronave, cuando salga a la venta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor