Colabora con otros residentes en Second Life

EmpresasGestión empresarialSoftwareSoftware colaborativo
0 0

Descubre todas las posibilidades de edición junto a otras personas que ofrece el mundo virtual.

1- Modificar derechos

Una de las características de Second Life es la posibilidad de colaborar con otros residentes para hacer proyectos más grandes y complejos, construir sobre estructuras ajenas y, en definitiva, hacer cosas irrealizables para un solo usuario.

En este sentido, la mejor forma de colaborar es permitir a otros residentes que modifiquen los derechos de tus objetos, es decir, que los editen. Para ello, basta con incluirlos en tu ventana de Amigos, que podrás abrir desde la barra de herramientas o a través del atajo Control-Mayús-F.

Para permitir que alguien edite tus objetos, selecciona su nombre en la lista de amigos y pulsa Permitir modificar objetos. Verás un cuadro de diálogo que te pedirá una confirmación y, a continuación, las palabras modificar objetos junto al nombre de la persona elegida.

Una vez que hayas otorgado este permiso a otro residente, éste verá un mensaje de chat con la expresión Puede modificar los objetos de [el nombre de avatar]. Tras dicho mensaje, la única forma que tendrá ese residente de comprobar que realmente cuenta con el permiso es tratando de editar tus objetos.

No obstante, si no tienes tanta confianza en un residente como para permitirle editar todo lo que tú posees en esta realidad paralela, existe la opción de colaborar con él a través de una cuenta alternativa.

Asimismo, existe la posibilidad de revocar tu permiso a modificar los objetos. Para ello, selecciona el nombre en la lista de amigos y pulsa la casilla correspondiente. De igual modo, si eliminas a alguien de tu lista de amigos, el permiso se anulará de forma automática.

2- Terreno de grupo

Si construyes con otros usuarios, puede resultar interesante formar un grupo y que os hagáis con un terreno. En este sentido, si configuras todos los objetos para que pertenezcan al grupo, cualquier miembro podrá editarlos.

También existe la posibilidad de hacer que los objetos dejen de pertenecer al grupo e incluso prohibir que existan objetos de otros residentes en el terreno del grupo.

El terreno del grupo te permitirá colaborar con los otros usuarios en la construcción de grandes edificios, pero para enlazar los objetos entre sí necesitarás transferir la propiedad a un solo usuario y que éste los enlace.

Para efectuar dicha operación tendrás que configurar una serie de permisos en la pestaña General de la ventana Construir. Estos permisos definen cómo podrán utilizar un objeto (o copias del objeto) los futuros propietarios.

En este sentido, usar los permisos es relativamente sencillo. Cuando colabores con otros constructores, asegúrate de que tienen permiso sobre todas las ‘prims’, texturas y objetos de tu inventario o sus diseños no se podrán enlazar.

Por otra parte, escriturar un objeto transfiere su propiedad a un grupo. No obstante, si el objeto cuenta con códigos podrían surgir problemas, ya que muchos códigos sólo funcionan correctamente si el propietario es un solo usuario.

Se podría decir que estos códigos variarán en diversos grados al escriturarlos a un grupo, por lo que suele resultar más eficaz sustituir esta operación por la de conceder permisos de modificación a todos los miembros del grupo.

3- Empezar a construir

Si deseas construir un objeto junto a otros residentes de Second Life, tendrás que extender la ventana de Construir de la primera ‘prim’ seleccionando el botón Más, donde encontrarás las opciones de edición.

En este sentido, en la pestaña General hallarás la opción Grupo, que se refiere al grupo de residentes para el que se creó el objeto. Para cambiar el grupo, deberás pulsar el botón Definir y elegir el nuevo grupo.

Se trata de una forma muy sencilla de poner un filtro a los objetos de tu territorio, pues ya no tendrás que preocuparte nunca más de que otros usuarios ajenos a dicho grupo dejen sus prims en tu terreno.

En la pestaña General también disponemos de las opciones Creador y Propietario. La primera hace referencia a la cuenta que creó la ‘prim ‘principal, mientras que la segunda nos dirá a quién pertenece actualmente el objeto (que no tiene por qué ser la misma persona que lo creó).

Por otra parte, en la pestaña Objeto disponemos de la opción Bloqueado, cuyo fin es impedir que alguien pueda editar o mover tus objetos.

Asimismo, la opción Seleccionar sólo objetos movibles, situada en el menú de Herramientas, te permitirá seleccionar un grupo de ‘prims’ sin elegir los objetos bloqueados, algo muy útil para asegurarte de que no enlazas las ‘prims’ equivocadas.

Otra interesante opción relacionada con el trabajo en grupo con otros residentes es la de Fantasma, situada también en la pestaña Objeto. Esta opción te permitirá designar si permites que otros objetos o avatares entren en tu ‘prim’.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor