Cold Fustion Experience: usando el Samsung Galaxy Note II como PC

EmpresasPCWorkspace

Un soporte para el smartphone. Un teclado qwerty inalámbrico. Un ratón. Un monitor LCD. Unos altavoces. Ah, y un Samsung Galaxy Note II, que es el núcleo de todo el sistema. Hasta enumerar al Note II en esta lista sólo nos faltaba añadir dos letras (PC) para describir el habitual conjunto productivo en trabajo y ocio, pero cuando veáis el vídeo que os mostramos a continuación comprobaréis cómo un teléfono móvil (algo crecido de tamaño, eso sí) puede servir como corazón de un organismo que no tiene nada que enviar a un ordenador personal tradicional.

Con un poco de organización y los periféricos adecuados es posible que cuando llegues a casa puedas seguir empleando tu smartphone en sustitución del ordenador. Con algunas limitaciones, pero probablemente para un buen número de usuarios, sin mayores inconvenientes.

El uso mayoritario del ordenador personal se limita a navegar por Internet, redes sociales, correo electrónico y manejo de programas de ofimática (procesadores de texto, hoja de cálculo, presentaciones…) y alguna edición básica de imágenes. Hasta ahí, nada que no puedas hacer desde los smartphones más avanzados gracias a su potencia y las capacidades gráficas de sus pantallas. La incomodidad puede venir del evidentemente reducido tamaño del dispositivo.

Pero teniendo en cuenta que dispositivos como el del ejemplo que nos ocupa, el Samsung Galaxy Note II, pueden conectarse de manera inalámbrica con un teclado qwerty externo y un ratón (para desplazarte por la pantalla prescindiendo del dedo) y ya hemos obviado el manejo incómodo, pero ahora vamos a la segunda parte: el disfrute audiovisual.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9nh2NSLgaII[/youtube]

Ningún problema. Conector miniHDMI de por medio y jack de auriculares y ya podemos sacar la imagen a una pantalla de mayor tamaño (y recordemos las resoluciones cada vez máyores que ofrecen estos dispositivos móviles) y el sonido a unos altavoces de mayor calidad, amplificando el mismo incluso.

En el caso concreto de este phablet de Samsung, con un tamaño a medio camino entre smartphone y tablet (de ahí el nombre) ofrece las prestaciones suficientes, como puede comprobarse en el vídeo que os acompañamos, como para no echar de menos a muchos ordenadores personales. Fluidez en el manejo, incluso a pantalla partida o con varias aplicaciones abiertas como las tradicionales ventanas del ordenador, y la ventaja de que si tenemos que marcharnos a mitad de tarea basta con apagar el monitor y desenchufarlo todo para llevarnos el “ordenador” con nosotros en el bolsillo.

Y sí, también sirve para jugar… lo que te lo va a agradecer la integridad de la pantalla táctil de tu dispositivo. Y para ampliar la capacidad y versatilidad nada como la posibilidad de acoplarle un pendrive mediante USB, como también puedes comprobar en el vídeo, reconociéndolo sin problemas. ─[Cold Fustion YouTube channel]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor