Cómo digitalizar un libro en 60 segundos [Veredicto: ya me he leído el Quijote, seño]

Empresas
0 0

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tCOXC5PTJj8[/youtube]

“Ya sé Kung-Fú”, decía Neo en “Matrix” tras unos cuántos segundos enchufado a una máquina.

Sí que es cierto que leer y aprender no son necesariamente sinónimos, pero llevamos un gran trecho avanzado si ya hemos leído un libro. Si además guardamos esa información mejor que mejor. En películas como “Los tres días del Cóndor” veíamos a un discreto equipo dependiente de alguna oscura agencia de espionaje empaparse de libros de los que extraían posibles hipótesis criminales, y lo hacían mediante un robot que pasaba las hojas de dichos libros a velocidad de tortuga reumática.

Pero era 1975 y tampoco se le podía pedir mucho más a un scanner. Hoy día muchos tenemos uno en casa y en unos pocos segundos tenemos digitalizada una página. Algunos escanners profesionales son capaces de procesar unas pocas docenas de páginas por minuto. Pero estamos hablando de una máquina capaz de digitalizar un libro de 200 páginas en un solo minuto. ¿Deseas saber más?

El equipo del profesor Masatoshi Ishikawa, de la Universidad de Tokio, ha desarrollado un artilugio capaz de leer, reconocer, procesar y formatear digitalmente un libro a velocidad de vértigo.

Las páginas pasan con la misma cadencia que si estuviésemos tratando de refrescarnos con ellas, pero una lente es capaz de captar 500 imágenes por segundo a una resolución de 1280×1024 píxels, un segundo sistema proporciona iluminación suficiente como para captar las letras y los dibujos presentes en la página, al mismo tiempo un láser proyecta unas líneas que sirven para establecer cuáles serían los renglones-patrón que seguirían los párrafos y finalmente un ordenador reconstruye tridimensionalmente la página.

Con la combinación de estos sistemas se consigue corregir el efecto de la distorsión por la curvatura de la página del libro, con lo que el resultado final es que obtenemos una digitalización fiel de la misma sin tener que colocar cada una cuidadosamente sobre un cristal plano.

Como en todos los proyectos tecnológicos, el prototipo actual ocupa todo un banco de trabajo en un laboratorio, pero la idea es seguir desarrollándolo y miniaturizarlo hasta poder implementarlo en dispositivos como teléfonos móviles. De esta forma obtener una copia digitalizada de un libro, tener nuestro propio ebook a partir de un libro en papel, podría ser cuestión de segundos, lo que tardásemos en hojearlo frente a la cámara de nuestro móvil. ─Antonio Rentero [ieee Spectrum]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor