Cómo engañar a los sistemas de reconocimiento facial [Veredicto: porque yo lo valgo]

Empresas

Los chicos del grupo KISS tenían más visión de futuro de lo que muchos podrían imaginar.

Con sus maquillajes imposibles ciertamente llamaban la atención, pero ¿quién habría podido sospechar que serían capaces de eludir los más avanzados sistemas de reconocimiento facial? Pues parece que no sería tan mala idea dejarse influenciar por sus looks, ya que dibujarnos en la cara líneas que rompen la simetría de nuestros rasgos dificultaría el trabajo de los programas que son capaces de identificar a un sujeto por medio del análisis de una fotografía. ¿Deseas saber más?

Basado en el método denominado “Viola/Jones“, un algoritmo examina la relación espacial entre los objetos representados en una imagen y busca los patrones habituales que se encuentran en una cara. La mayoría de los rostros tienen una zona más oscura que se corresponde con la parte superior de los ojos mientras que las mejillas y la nariz aparecen más claras por la diferencia en la incidencia de la luz.

Cuando el algoritmo detecta dichos atributos reconoce el objeto fotografiado como una cara. En todo caso pueden producirse errores por falsos positivos, es decir, reconocimiento de patrones faciales donde no hay una cara, para entendernos, algo parecido a la supuesta cara de Marte en Cydonia.

La cuestión es que parece haberse descubierto una manera de despistar este sistema de reconocimiento facial por el simple método de alterar la simetría de los contrastes que sabemos que el algoritmo busca. Adam Harvey, estudiante de la Universidad de Nueva York, ha tenido la feliz ocurrencia de proponer maquillajes que rompen la simetría del rostro y que además difuminan esas zonas de claros (mejilla, nariz) y oscuros (ojos) que busca el algoritmo, despistándolo totalmente… aunque tengas que ir con unas pintas ochenteras de lo más David Bowie. ─Antonio Rentero [The Register]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor