Cómo romper con tu cofundador sin dramas

EmpresasStartups

Las rupturas entre cofundadores son una de las razones más comunes por las que las startups fracasan. Te contamos cómo hacerlo bien.

¿Por qué fracasan las startups? La lista de razones es larga y ha sido ampliamente discutida en artículos en Internet en los que emprendedores comparten sus experiencias, pero uno de los motivos más comunes parece ser casi silenciado: las rupturas de cofundadores. Y es que los malentendidos o desacuerdos que en otras circunstancias son casi anecdóticos, en el mundo de las startups, en el que todo el mundo se juega mucho, destinando mucho tiempo y dinero, adquieren proporciones gigantescas.

Pocas cosas hay más difíciles que tener que enseñar a esa persona con la que montaste tu negocio la puerta de salida, y este divorcio acaba muchas veces en drama y enemistad de por vida. Al fin y al cabo, el componente emocional es siempre muy elevado. ¿Es posible acabar con la relación empresarial manteniendo la personal? Por supuesto. Estos son 6 consejos para romper con tu cofundador sin dramas:

1. Si estás a tiempo, haz un “acuerdo prenupcial”. ¿Lees esto por curiosidad y no porque estés pensando en acabar con alguno de tus cofundadores? Ahórrate problemas futuros y crea con ellos un acuerdo fundacional que estipule cómo se hará la ruptura llegado el caso. Quizá no lo tengas que utilizar nunca, pero si llega el momento de separarse posiblemente te ahorre muchos quebraderos de cabeza.

2. Pide consejo a mentores e inversores. Antes de tomar ninguna decisión, pide consejo a tus mentores e inversores de confianza (especialmente si son inversores, asegúrate de que es gente con la que puedes hablar de un tema tan delicado). Explícales la situación y por qué estás pensando en esa ruptura. Suelen tener más experiencia y visión de conjunto, por lo que te aconsejarán sobre los pasos a seguir.

3. Sé generoso. A la hora de pensar en qué se lleva el cofundador que se va, sé generoso. Piensa en que es alguien con quien has compartido mucho y que también ha puesto mucho de su parte para formar la startup, así que no intentes deshacerte de él y que se vaya con las manos vacías. Piensa en si te echaran a ti de tu propia startup, ¿qué crees que sería justo que te dieran? Haz lo mismo con tu cofundador.

4. No alargues el proceso. Las decisiones difíciles tienden a ser pospuestas, esperando que mágicamente la situación se arregle sola y no tengas que dar el paso que tanto temes. No obstante, si tras hacer una valoración y pedir consejo ves que está claro que ese cofundador se tiene que marchar, pon en marcha el proceso y comunícaselo cuanto antes. Mejor un corte rápido y limpio que uno lento y doloroso.

5. Comunica con tacto y busca el acuerdo. Ha llegado el momento más temido: el de comunicarle a tu cofundador que ya no lo quieres en la startup. A no ser que él estuviese deseando irse (que podría ser), la situación va a ser difícil y desagradable para todos, así que busca el tacto, expón tus razones, por qué es mejor para todos y ábrete a las negociaciones para buscar un acuerdo. Deja claro que quieres que sea una ruptura amistosa.

6. Busca un abogado. Esto es imprescindible. Por muy bien que acabéis, ambos deberíais tener un abogado que os guíe en el proceso, os aconseje y lo ate todo bien para que no queden cabos sueltos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor