Cómo saber qué espacio de coworking es el mejor para tu startup

Empresas
Coworking

Hay mucha oferta de espacios de coworking en los que trabajar, pero ¿cómo hacer para escoger el más adecuado para tu startup?

Has llegado ya a ese momento al que llega todo emprendedor que inicia su negocio desde su casa (o el dormitorio de la universidad o el garaje): si la startup de verdad quiere llegar a algo, sería interesante darle un espacio propio que no se comparta con la vida personal y en el que trabajar en pijama deje de ser una posibilidad aceptable. Pero tras varias visitas a inmobiliarias y ver varias oficinas has llegado a otra conclusión: todavía no te puedes permitir el alquiler completo de una oficina propia. Si esto hubiese sido hace unos años estarías en una especie de callejón sin salida. Ahora, no obstante, la respuesta es fácil: ¡espacio de coworking!

Ahora toca lo más difícil: escoger el adecuado. En los últimos meses los espacios de coworking han empezado a nacer como setas en todas las ciudades y lo más habitual es que, dependiendo del tamaño de tu ciudad, tengas varios donde elegir. ¿Qué tener en cuenta antes de decantarse por uno u por otro? ¿Cómo saber que no te estás equivocando al escoger? Estos son 5 trucos para saber si un espacio de coworking es el adecuado para tu startup:

1. Tus coworkers. ¿A qué se dedican? Un espacio de coworking es muy interesante por las sinergias que se forman entre los profesionales y startups que trabajan ahí. No debe ser algo determinante (tu startup ya tiene su equipo, al fin y al cabo), pero esto puede ayudarte a elegir: ¿hay coworkers con los que ves que podría surgir una colaboración en el futuro? ¿con habilidades que son justo las que faltan en tu startup? Piensa también en lo contrario: trabajar codo con codo con la competencia no suele ser lo más aconsejable.

2. Instalaciones. ¿Cómo es el espacio en sí y qué necesita tu startup? Hay lugares de coworking que ofrecen la posibilidad de alquilar algún despacho cerrado o sala de reuniones y otros que son simplemente un espacio abierto. Piensa bien en qué necesitará tu startup (¿sueles tener reuniones con clientes? ¿mantienes conversaciones telefónicas que prefieres que sean privadas? ¿te gusta que haya un lugar separado para el café? ¿necesitas cocina?) y en qué ofrece cada espacio de coworking, y opta por el que mejor se adapte.

3. Precio. Es también importante, claro, ya que no deja de ser la razón principal por la que tu startup no tiene una oficina propia. Piensa en cuánto te quieres gastar en el alquiler de los puestos de trabajo e intenta mantenerte en el presupuesto. Ten en cuenta gastos extra (si hay que pagar más por acceder a la sala de reuniones, por ejemplo), lo que te ofrece el espacio (¿gastarás menos en café si hay una cocina?) y qué extras pueden justificar salirse un poco del precio que habías pensado (acceso a descuentos especiales en formación, por ejemplo).

4. ¿Ofrecen otras ventajas? Muchos espacios de coworking no van más allá de una oficina compartida, pero otros tienen detrás una filosofía de colaboración y ayuda a los profesionales y startups que trabajan ahí que pueden resultar prácticos: acuerdos con aceleradoras, programas de formación, eventos de networking, etc. Estudia bien qué ofrece cada espacio y cómo puede ayudar a tu startup.

5. El ambiente. Esto no es cuantificable y no podrás explicarlo con un discurso coherente, pero cada vez que visites un espacio de coworking tendrás una primera impresión, notarás algo en el ambiente, recibirás unas vibraciones u otras que debes tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Que la gente te caiga bien, que veas que hay un buen ambiente general, que te sientas bienvenido y que te puedas imaginar formando parte del espacio es muy importante. Si, por el contrario, el espacio te parece frío o notas algún tipo de vibración negativa, mejor sigue buscando.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor