Cómo saber si es el momento de despedir a alguien de tu startup

DespidosEmpresasGestión empresarial

¿Qué preguntas es necesario hacerse antes de tomar la decisión de despedir a un miembro de tu equipo?

En la vida de todo emprendedor que ha montado una startup y ha creado un equipo de trabajadores a su alrededor llega ese temido momento: el de despedir a alguno de tus empleados. Las razones pueden tener que ver con el empleado en sí o con la situación financiera de la empresa, pero está claro que nunca es fácil saber si se está tomando la decisión adecuada, especialmente las primeras veces. ¿De verdad la startup no se puede permitir tener a tantos empleados? ¿De verdad ese trabajador en cuestión merece ser despedido? ¿Y si se lo toma mal?

Aunque nunca será una tarea fácil, hay siempre unos pequeños pasos, algunas preguntas que hacerse para ver las cosas de forma más clara. Si el despido se debe simplemente a cuestiones económicas hay que escoger al trabajador que aporte menos o cuyas tareas puedan ser asumidas por otro miembro del equipo (o repartidas entre todos). Pero si se trata más bien de un problema con un empleado en particular, hazte estas preguntas antes de despedirlo. Tomarás la decisión con más tranquilidad y con la seguridad de estar hacienod lo correcto.

1. ¿Hace el trabajo para el que fue contratado? Esta es una de las razones principales para despedir a alguien de una startup: si el empleado no cumple con los objetivos, no entrega los proyectos a tiempo, hace sus tareas con una calidad inferior a la esperada (de forma que alguien más tiene que pasar un tiempo repasando y corrigiendo) o es mucho menos productivo que sus compañeros, quizá tu startup no sea el lugar ideal para él.

2. ¿Encaja con la cultura de la startup? Las startups suelen tener equipos pequeños en los que compartir una misma cultura, una visión general sobre cómo se hacen las cosas, es clave. Si hay algún empleado que claramente está fuera de esa cultura, que no es amable con el resto del equipo o cuya presencia causa perceptiblemente que el equipo trabaje peor, lo mejor es buscar a otra persona que pueda cubrir ese puesto no solo haciendo el trabajo bien, sino también ayudando a la startup a avanzar contribuyendo a un ambiente de trabajo agradable.

3. ¿Es una persona honesta? Aquí poco hay que explicar: cualquier empleado que mienta o mantenga en general una actitud poco ética con la startup o con cualquiera de los miembros de su equipo no será más que un lastre a largo plazo, por muy bien que haga su trabajo.

4. ¿Confías en sus capacidades? Es muy importante que el CEO o fundador de una startup pueda confiar a ciegas en su equipo y en que cada uno realizará su tarea sin problemas. En el momento en el que empiezas a asumir tareas o responsabilidades que son parte de la función de alguno de los empleados, simplemente porque no confías en que lo vaya a hacer bien y crees que acabarás antes haciéndolo tú, plantéate si de verdad te compensa tener a esa persona en ese puesto.

5. ¿Es de verdad culpa del empleado? Aquí hay que realizar un pequeño ejercicio de perspectiva y autocrítica. Podría ser que ese empleado al que tienes en el punto de mira no esté cumpliendo con sus objetivos porque no es la persona adecuada para el puesto, pero quizá se trate más de un problema de comunicación. ¿Sabe de verdad qué tiene que hacer y qué se espera de él? Por otra parte, podría tratarse de un problema de tiempo: puede que no cumpla plazos porque no sepa gestionarse y sea poco productivo, pero también puede deberse a que su carga de trabajo es excesiva. Ten reuniones frecuentes con tu equipo y habla de estos temas. La solución podría estar ahí y quizá no haya falta despedir a nadie.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor