Cómo ser productivo en un espacio de coworking

EmpresasGestión empresarial

El coworking es una opción perfecta para no trabajar en casa o para startups que no se pueden permitir una oficina, pero ¿ayuda de verdad a la productividad?

La promesa hace que un artículo como este no tenga sentido. Coworking es igual a mayor productividad, o así es por lo menos como se anuncian la mayor parte de este tipo de espacios. No obstante, cualquiera que haya estado en uno de ellos sabe que esto no siempre es así. Dependiendo de con quién compartas oficina o del tipo de espacio en el que estés, la productividad puede brillar por su ausencia.

Desde espacios de coworking en los que siempre se están organizando eventos, hasta otros en los que tus compañeros te caen tan bien que es inevitable que las pausas para el café sean más largas, las razones por las que no logras ser productivo son muchas y variadas. Estos son algunos consejos para que tú (y tu equipo, si sois varios) logréis sacarle al coworking todo el partido necesario.

1. Escoge bien. Es lo primero: entérate bien de cómo funciona el espacio coworking, qué se incluye en el precio, etc. Muchos espacios tienden intentar ser integradores y divertidos, por lo que ofrecen y organizan muchas actividades. Dependiendo del tipo de trabajo que realices, esto puede resultar en algo que te distraiga y te impida ser todo lo productivo que deberías. Estudia bien el espacio antes de decidirte por él y asegúrate de que se amolda a tu modo de trabajar.

2. Sé disciplinado. De poco sirve estar en un espacio de coworking si luego nunca vas o llegas a horas muy raras: ponte un horario e intenta cumplirlo. Lo mismo si trabajas ahí con todo el equipo: no tiene que ser un horario estricto, puede haber cierta flexibilidad, pero sí es importante cumplir unas horas. La disciplina no debe perderse en el cambio de espacio.

3. Vete temprano. Si hay tareas para las que te distrae tener gente alrededor, aprovecha la productividad extra de la mañana y vete un par de horas antes de lo normal. Descubrirás que en ese poco tiempo rendirás más de lo habitual, te sentirás muy bien cuando empiece a llegar la gente y tú ya hayas avanzado un montón y podrás salir antes. ¡Todo ventajas!

4. Conoce a los otros coworkers. Que a veces provoquen distracciones no significa que debas ignorar el hecho de que en el espacio trabaja más gente. Moléstate en conocer a tus coworkers —simplemente, no los uses para procrastinar—, el ambiente de trabajo será mejor y más productivo y puede que descubras que alguno de ellos es un contacto importante para tu proyecto.

5. Desconecta de lo prescindible. Esto sirve para cualquier lugar, pero en un coworking es también un buen consejo: cuando estés trabajando, trabaja. Eso significa no tener notificaciones en el móvil, cerrar las pestañas que no sean imprescindibles (por ejemplo, Facebook) y centrar toda tu concentración en la tarea que tienes delante. Cuantas menos tentaciones ofrezcas a tu mente, mejor.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor