EmpresasSeguridad

Cómo Sony debería usar su hackeo como guión para una nueva película

the-interview
4 8

Pantallas tomadas por un esqueleto, la posibilidad de conflicto con Corea del Norte y la filtración de mucha información. La película sería un éxito de taquilla.

No ha sido una semana fácil para Sony, pero la compañía debería sacar algo positivo del hecho de haber sido víctima de un hackeo masivo que acabó con películas sin estrenar dispersas por Internet, información confidencial de salarios y bonus publicada, y muchas contraseñas a la luz. Lo que tiene delante es casi el guión perfecto para una película que debería lanzar Sony Pictures en unos años: una historia de hackers, información robada y destruida, y hasta la sospecha de que Corea del Norte podría estar detrás de todo.

En la escena inicial, las cámaras nos mostrarían el que a primera vista parecería un día más en una oficina en Sony. Cada trabajador con su ordenador delante, quizá comentando algún detalle de su vida personal, cuando de pronto todas las pantallas son tomadas la imagen de un esqueleto rojo y un aviso: “Hackeado por #GOP”, “Ya os hemos avisado y esto es solo el principio”. Es tan cinematográfico que cuesta creer que sea lo que ocurrió en realidad.

Casi dos semanas después de que se conociera el ataque, los hackers siguen filtrando datos y la información sobre quién lo ha hecho y por qué continúa siendo confusa. Durante unos días todas las miradas se dirigieron a Corea del Norte. La razón es la película The Interview, que Sony Pictures estrenará en Navidad y que sigue a dos periodistas que entran en el país con una misión oculta: matar a Kim Jong-un.

Por supuesto, cuando este verano se supo que esa película se había rodado y cuál era su argumento, en Corea del Norte no se quedaron callados. Aseguraron que si la película llegaba a estrenarse en Estados Unidos podían esperar una respuesta “sin piedad y firme” por parte de las autoridades norcoreanas. ¿Podría haber sido el ataque a Sony Pictures? Poco a poco la idea se ha ido descartando, y no solo porque los propios norcoreanos hayan dicho que no es cosa suya.

¿Quiénes son los “Guardianes de la Paz”?

El ataque, de hecho, fue desde el principio reivindicado por un grupo que se hace llamar Guardians of Peace (GOP), es decir, Guardianes de la Paz. Lo que no está tan claro es quiénes son GOP. Lejos de tratarse de un grupo vinculado a Corea del Norte, lo más probable es que se trate de un grupo de hacktivistas, algo que se desprende de sus actuaciones y declaraciones en entrevistas: critican lo pobre que es la seguridad de Sony, suben los datos a Pastebin y aseguran que están buscando la “igualdad”.

En una de las entrevistas concedidas, de hecho, un miembro de GOP aseguraba que habían conseguido entrar en el sistema de Sony gracias a la ayuda que habían tenido desde dentro. Es decir, existe la posibilidad de que detrás del ataque estén incluso empleados de la compañía, disgustados por las diferencias de salarios que han quedado evidentes al salir todos los datos a la luz o descontentos por otras políticas de la compañía.

El guión para la película sobre el hackeo de Sony continúa a contrarreloj, dejando de mirar hacia Corea del Norte y dirigiendo la investigación hacia el interior de la compañía. Pero sin muchos límites. En otra entrevista, uno de los hackers aseguró que son “una organización internacional que incluye figuras famosas en el mundo de la política y la sociedad de varias naciones, como Estados Unidos, Reino Unido y Francia. No nos dirige ningún estado”.

¿Y la película The Interview? Aunque en GOP no les parece graciosa (es una comedia) y la califican de “peligrosa”, simplemente por el hecho de que se pueda creer que ha causado un conflicto diplomático con Corea del Norte, indican también que no es la razón del ataque. La razón, dicen, ya deberían saberla en Sony. Ese “os avisamos y este es solo el principio” apunta a contactos previos y una lista de demandas. El día a día irá desvelando más episodios.