Cómo trasladar tu startup a la playa o la montaña

EmpresasStartups

Una idea para fomentar la productividad en verano es trabajar desde un lugar distinto en el que se esté más a gusto.

Estar empezando un negocio como una startup significa una cosa: en las primeras fases habrá que trabajar muchas horas y es posible que no te puedas permitir cosas normales en cualquier otra empresa, como las vacaciones. Una idea para ayudar a mantenerse motivados y aumentar la productividad es trasladar la sede de la startup a un lugar más atractivo, como la playa o la montaña.

Por supuesto, lo primero es consultar con tu equipo y, sobre todo, dejar claro que la mudanza no es obligatoria. Quien quiera podrá seguir trabajando desde la oficina o incluso teletrabajar desde algún otro lugar, pero al menos un par de días estaría bien juntar a todo el equipo en esa nueva sede, de donde seguramente saldrán nuevas ideas, además de tratarse de una actividad de team building perfecta. ¿Cómo hacer ese traslado de sede? Aquí van unos cuantos consejos:

1. Encuentra la sede perfecta en Airbnb. Este es el primer paso si confirmas que una buena parte de tu equipo quiere hacer ese cambio de sede veraniego. Escoger destino y entrar en Airbnb o en alguna plataforma similar a escoger el lugar perfecto: ¿una casa junto a la playa? ¿una en la montaña con piscina? Un lugar que inspire tanto a trabajar como a pasarlo bien en los momentos de descanso.

2. Haz acopio de portátiles. Si vuestra sede habitual está llena de ordenadores de escritorio hacer el traslado puede ser muy complicado. La solución, claro, es recurrir a los portátiles: los que tengáis en la startup y los personales de tu equipo. Lo normal es que ya trabajasen desde ellos de forma habitual, por lo que ni siguiera notarán mucho el cambio que siempre provoca tener que empezar con un equipo nuevo.

3. Investiga Internet. Muchos alojamientos de Airbnb y plataformas similares incluyen conexión wifi gratuita, pero eso no significa que estén contratados los megas suficientes para conectar a toda tu startup a la velocidad a la que estáis acostumbrados. Pregunta al dueño si es posible aumentar esa conexión durante el tiempo que estéis allí (pagándola, claro) o hazte con unos cuantos pinchos para llevar Internet a cualquier lugar en el que estéis.

4. Planifica actividades. Cambiar de escenario es ya un cambio de rutina muy positivo que suele llevar a un aumento en la productividad y en la motivación de todo el equipo. No obstante, sería una pena estar en un lugar especial y pasarse el día trabajando: haz que todo tenga ese espíritu veraniego tan neesitado en estas fechas. Programa actividades, tiempo de trabajo y de ocio, tiempo para que cada cual explore la zona como quiera…

5. Relájate. Trasladar a todo tu equipo (o a parte de él) a una sede diferente de forma temporal puede suponer una preocupación extra en tu cerebro ya tan lleno de tareas. Si notas que la gestión del cambio te empieza a estresar, recuerda que lo haces precisamente para lo contrario: para trabajar de forma más relajada, para que tanto tu equipo como tú seáis más felices aunque no podáis tomaros todas las vacaciones que querríais. Lo mismo una vez que estéis allí: quizá el ritmo de trabajo baje un poco, pero recuerda que la motivación, las buenas ideas y la productividad estarán mejorando.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor