Componentes de PlayStation Move

EmpresasGestión empresarialSoftwareSoftware colaborativo
0 0

Aprende a instalar y utilizar los mandos de movimiento y navegación, así como la cámara y el disparador

1- Mando de movimiento

Lo primero que conviene saber es que para usar los componentes de PS Move es necesario disponer de la versión 3.40 o posterior de PlayStation 3, algo que es posible saber siguiendo en la videoconsola la ruta Ajustes, Ajustes del sistema e Información del sistema.

A continuación, toca emparejar (registrar) el mando de movimiento a nuestro sistema, tarea que sólo tendremos que hacer la primera vez que utilicemos el mando de movimiento.

Para ello, basta con encender la videoconsola, conectar el mando de movimiento mediante un cable USB y pulsar en el mando el botón PS (es decir, el botón principal). Hecho esto, el mando quedará emparejado a nuestro sistema PS3.

Después, procederemos a la instalación de la cámara PlayStation Eye, para lo que habremos de ajustarla a la vista gran angular, pues de no hacerlo así, el mando de movimiento no será detectado de forma correcta. En este sentido, debemos colocar la marca del ángulo del objetivo de forma que quede alineada con el indicador azul del ángulo del objetivo.

A continuación, conectaremos el puerto USB de la cámara a uno de los conectores de nuestra PS3 y colocaremos la cámara centrada respecto a la pantalla del televisor (ya sea encima o a los pies de la pantalla).

2- Utilización del mando

Una vez que hayamos desconectado el USB del mando de nuestra videoconsola, encenderemos la PS3, pulsaremos el botón PS del mando y nos sujetaremos la correa a la muñeca bien tensa, para evitar caídas.

Pulsando el botón T, podremos mover el mando de movimiento para navegar en el menú XMB (XrossMediaBar); mientras que los botones Move o X nos permitirán seleccionar una opción.

De igual modo, mantener pulsado durante un segundo el botón PS nos permitirá comprobar el número que se ha asignado al mando en la pantalla. Por último, para salir del juego pulsaremos nuevamente PS y, a continuación, Juego y Salir del juego.

Por otra parte, para configurar los ajustes del mando de movimiento, seguiremos la ruta Ajustes y Ajustes de accesorios en el menú XMB. Llegados a este punto, podremos reasignar los mandos o activar y desactivar la función de vibración (que por defecto viene activada).

3- Mando de navegación

Al igual que sucedía con el mando de movimiento, habremos de emparejar el mando de navegación con nuestra PS3 antes de empezar a utilizarlo. Para ello, encenderemos la videoconsola, conectaremos el mando de navegación mediante un cable USB y pulsaremos el botón PS del mando.

Para empezar a usar el mando de navegación, desconectaremos el cable USB, encenderemos la PS3 y pulsaremos nuevamente el botón PS del mando, asignándose automáticamente un número a dicho mando.

Por otra parte, pulsando un segundo como mínimo el botón PS podremos comprobar el número que le ha sido asignado al mando en la pantalla; mientras que para salir del juego pulsaremos el botón PS y a continuación seleccionaremos Juego y Salir del juego.

Por último, conviene señalar que también podremos configurar los ajustes del mando, para lo que batará con dirigirse a Ajustes y Ajustes de accesorios en el menú XMB del sistema PS3. Después, podremos reasignar los mandos, teniendo en cuenta que si en el software se especifica un puerto o un número específico para el mando, habremos de utilizar este ajuste para asignar el puerto o el número correcto al mando.

4- Adaptador de disparo

En primer lugar, hay que destacar que el adaptador de disparo de PS Move sólo se puede utilizar con el mando de movimiento insertado, nunca por separado. Así pues, el primer paso consistirá en insertar el mando de movimiento en el adaptador de disparo.

A continuación, deslizamos el seguro Release al mismo tiempo en ambos lados para retirar la tapa superior del disparador. Acto seguido, abrimos la tapa posterior e insertaremos el mando de movimiento hilando la correa entre la ranura que se encuentra debajo de la cubierta posterior.

Hecho lo anterior, cerramos la tapa posterior y fijamos también la superior, alineándola con el cuerpo principal y, posteriormente, fijándola firmemente.

El último paso, al igual que sucedía en el caso del mando de movimiento, consiste en colocarse la correa en la muñeca, tensándola de modo que no se nos caiga pero que tampoco nos corte la circulación de la sangre.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor