Concentración como paradigma

Empresas

El visto bueno del Gobierno a las posibles fusiones corporativas abre, acompañado de la iniciativa privada, nuevas expectativas en el mercado económico del país.

Concentración, fusión e integración van a ser los componentes esenciales de las nuevas estrategias del sector de las telecomunicaciones. Desde el Gobierno, con José Montilla a la cabeza del Ministerio de Industria, acompañado de Francisco Ros, como responsable del Estado de Telecomunicaciones, y sin olvidar al máximo representante de la CMT, Carlos Bustelo, parece posible la creación de operadoras alternativas, sólidas, que puedan enfrentarse a los temidos monopolios que hasta no hace mucho tiempo dirigían el espectro de la comunicación en el panorama nacional.

La integración de varias compañías -en este caso de cable- ha recibido el beneplácito de los círculos más influyentes y, pese a todo, el resto del tejido corporativo a la hora de fortalecer sus flecos más vulnerables.

La apuesta es seria porque de ser cierta, el avance en cuanto a consolidación del segmento empresarial español podría tomar un nuevo cariz digno de ver y contar.

Aparentemente, las cifras de negocio deberían crecer con esta última toma de posiciones y, esperemos que con ellas, la expansión de nuestro mercado más inmediato. Aunque sea poco a poco.

Sin pecar de inocentes, las expectativas empresariales se multiplican ante las recientes iniciativas gubernamentales y privadas. Así pues, con calma, vayamos tomando nota y preparándonos para todo lo que conlleva la concentración de las entidades jurídicas porque, como en todo proceso, lo malo saldrá después. Tiempo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor