Concert Ticket +, la revolución de Apple en la venta de entradas

Empresas

La manzanica blanca volverá a liderar una revolución.

Tras los reproductores de MP3, la venta de los mismos por Internet, los móviles, el running, los tablets… ahora llega el momento de renovar el mercado de venta de entradas a conciertos y otros eventos, de la mano de una aplicación denominada “Concert Ticket +“, que de la mano de iTunes nos permitirá no ya comprar la entrada en sí sino llevarla con nosotros, puesto que desparece el papel: la entrada será nuestro propio iPhone. ¿Deseas saber más?

Las entradas de papel van a desaparecer, así de claro. Apple acaba de patentar un sistema de venta de entradas totalmente electrónico. Basado en iTunes y operativo a través de la web, la aplicación “Concert Ticket +” descarga en el iPhone un código de barras correspondiente al evento para el que se adquieren las localidades detallando toda la información necesaria, como asiento y ubicación, pero también permite personalizar los servicios que puedan ir añadidos, como bebidas gratis, pases especiales u otros regalos.

El código de barras con la información relativa a la entrada se comprueba en el acceso y permite el paso al concierto a pie de escenario o nos autoriza a sentarnos en la sala VIP rodeados de atenciones, que no otra cosa es lo que nos merecemos.

Por supuesto “Concert Ticket +” no se ciñe únicamente a las entradas para conciertos, sino que puede ser de aplicación a cualquier tipo de evento: competiciones deportivas, parques de atracciones, invitaciones a fiestas privadas, un museo… la imaginación es el límite. Igualmente no será obligatorio el uso con un iPhone (aunque se da por supuesto que será el dispositivo más usado) sino que también servira un iPod, iPad, un ordenador…

Otras ventajas del sistema son que el código de barras puede ser reconocido por lectores asociados a otras máquinas como kioskos o expendedoras, de manera que mostrándolo el usuario pueda entrar por un torno de acceso automatizado o recibir una bebida gratis o algún regalo adicional, por ejemplo como parte de una oferta por haber adquirido la entrada por ese sistema al término del concierto se puede obtener una grabación personalizada del mismo.

En el caso de que ese sistema se use, por ejemplo, como una invitación a una boda, la aplicación sugerirá establecimientos donde alquilar un chaqué, o tiendas donde comprar complementos o el mapa del lugar de celebración que aparecerán en el iPhone, pudiendo incluso guiarnos mediante el navegador para que no lleguemos tarde. En el caso de una entrada a una competición deportiva la aplicación nos mostraría las fichas de los jugadores.

La entrada digital que propone Apple salva alguna de las desventajas de la tradicional entrada en papel, que puede perderse o deteriorarse (“Mamá, no habrás lavado mis vaqueros ¿verdad?”) y que resulta más complicada de transferir entre personas alejadas (“¿No te llegó mi felicitación de cumpleaños con las entradas para el concierto de la semana pasada de U2?” / “Si, me ha llegado esta mañana”).

Al final todos llevamos encima un móvil, y desde él siempre será más sencillo acceder a la aplicación que muestra en pantalla el código de barras de la entrada que hemos adquirido para el evento a fin de que el segurata de la puerta nos deje pasar. Y eso es lo que pretende Apple, trayendo de paso una revolución al mundo de la entrada de concierto, práctico pero poco romántico, porque ya no tendrá la misma gracia coleccionar viejas entradas clavadas en un corcho con chinchetas que ver pasar una sucesión de códigos de barras en la pantalla del iPhone… aunque seguro que a Steve Jobs se le ocurre alguna forma de hacerlo atractivo. ─ Antonio Rentero [Patently Apple]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor