Control total en Longhorn

Workspace

La versión futura de Windows permitirá la restricción del uso de dispositivos portátiles.

Las capacidades de control de conexión de periféricos son unas de las grandes novedades con que contará el sistema operativo. Los administradores de sistemas podrán impedir de forma más rigurosa las entradas y salidas de información a través de periféricos, algo que es especialmente delicado debido a las gran capacidad de almacenamiento que determinados aparatos electrónicos dispone hoy en día. Aunque el usuario doméstico no tiene por qué verse afectado por esta posibilidad, en el terreno de la empresa a buen seguro que demostrará su valor.

En las últimas versiones del sistema operativo hemos podido observar una creciente sofisticación en el sistema de control de privilegios que permite administrar grandes y complejas redes a un nivel muy básico. El enfoque del sistema hacia las necesidades corporativas tiene que lidiar con las crecientes posibilidades que de cara al usuario doméstico van creciendo, y obtener un equilibrio que sea lo suficiente amigable para ambas partes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor