Cuando el hombre de las cavernas y el hombre contemporáneo compartieron herramientas

Empresas

Somos lo que somos entre otras razones porque hace decenas de miles de años algún tatarabuelo nuestro decidió que golpeando una piedra hasta producir determinadas aristas podría conseguir mejorar su vida. El Paleolítico y el Neolítico marcan el paso de la piedra vieja a la piedra nueva y progresivamente los avances de nuestros primitivos antepasados derivaron hacia el uso de los metales. Pasa el tiempo y aquellas rudimentarias herramientas podrían seguir empleándose hoy día aunque en algo debe notarse nuestra evolución tecnológica (y estética) y de ahí que hoy nos llame la atención esta serie de accesorios, soportes y sujeciones modernas para objetos milenarios.

El diseño de tan peculiares complementos corresponde a Ami Drach y Dov Ganchrow, que han realizado especificamente para cada pieza un soporte a medida y lo que es más importante, con la forma adecuada para el uso concreto.

Mediante escaneo digital de cada una de las piedras se consiguió un modelo virtual al que se adaptó a la perfección el asa o mango que requería cada una de esas piedras talladas. El resultado se ha expuesto en la Semana del Diseño en Budapest (Hungría) y aunque no hubo neandertales que pudieran valorar el resultado al menos sus sucesores sí podemos proferir guturales exclamaciones de aprobación mientras de fondo comienza a sonar “Así hablaba Zarathustra“. ─[Designboom]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor