CloudEmpresasMarketingRedes Sociales

De cómo Snapchat decidió ir a por Facebook

snapchat-facebook
3 5

El lanzamiento de Discover esta semana sorprendió a muchos, pero va en la línea de la ambición de Evan Spiegel de hacer de su app la nueva gran red social.

¿Que es Snapchat? Hazle esta pregunta a cualquier no-usuario y, suponiendo que sepa de qué le hablas, te dirá que es una app para enviarse fotos que luego se autodestruyen, que la usan los adolescentes, que imagines qué tipo de fotos se envían. Teniendo en cuenta que esta es la visión general acerca de qué es la app, la noticia de esta semana de que en su nueva actualización aparecía la sección Discover, con noticias de medios como la CNN o el National Geographic, dejó boquiabiertas a muchas personas. ¿Por qué?

Lo primero que hay que recordar es que las aspiraciones de Snapchat son muchas y que van más allá de ser una app para que los adolescentes intercambien fotos. Ese fue el comienzo, pero ahora se puede chatear ya de forma normal (con texto) y poco a poco la aplicación pretende irse ampliando, en un movimiento un poco a contracorriente. En la época de las “apps que hacen una sola cosa, pero la hacen bien”, Snapchat quiere hacer cada vez más cosas. Y hacerlas bien también.

Las ambiciones de la app y, concretamente, de su CEO Evan Spiegel, son ya bastante conocidas. Sabemos que rechazó hace un par de años una oferta de compra por parte de Facebook (una oferta milmillonaria). Tenía 22 años y lo hizo sin despeinarse. Hace un par de meses, cuando Sony sufrió su hackeo, se filtró información de algo más: Spiegel quería meter música en Snapchat. Quizá crear una plataforma, quizá incluso convertirse en sello musical. Y se decía que el CEO de la app quería ofrecer un servicio mejor a los existentes, quería convertirse en curator.

Con todos estos antecedentes, además de que lo de las noticias en Snapchat se rumoreaba desde hace ya mucho tiempo, que la app haya finalmente empezado a ampliarse de forma seria no debería ser ninguna sorpresa. Discover busca ofrecer a los usuarios las noticias más importantes del día, seleccionadas por editores y artistas, no por los “me gusta” de Facebook. Parece que Evan Spiegel ha encontrado otra forma de ser curator.

El objetivo final: ser el Facebook de sus usuarios

Nada de esto son buenas noticias para Mark Zuckerberg. Más allá del hecho de que se esté diciendo que Discover es mucho mejor que cualquier cosa similar que ha hecho Facebook (que es un producto “para nativos móviles, hecho por nativos móviles”), trasciende una estrategia de expansión de aquella pequeña compañía a la que intentaron comprar en su momento. Teniendo en cuenta la suma ofrecida por Facebook, está claro que ya veían venir algo así.

En primer lugar, Snapchat tiene a los adolescentes que parece que Facebook tiene problemas en atraer. Todas las nuevas actualizaciones de la app parecen destinadas a hacer que esos usuarios se queden más tiempo, que no salgan a buscar otras cosas a otros lugares. Pueden chatear con sus amigos y enviarse fotos, y ahora además pueden enterarse de qué está pasando en el mundo. Y es cierto que la CNN o el National Geographic no parecen los lugares más frecuentados por los usuarios más jóvenes, pero la idea es publicar noticias de forma atractiva para ellos, en forma de historia de rápido consumo y fácil comprensión. Y muy visual, claro. Mientras, los grandes medios clásicos quizá consigan atrapar a esa audiencia que se les escapa.

Y después está la apertura de una nueva vía de ingresos. Discover tendrá publicidad, algo que le viene muy bien a una compañía valorada en unos 10.000 millones de dólares que de momento no ha demostrado que pueda hacer dinero. Los inversores esperan cosas, el mundo espera que la app que ha captado a los adolescentes empiece a monetizar a esa base de usuarios tan valiosa.

¿Tiene Facebook que temer a Snapchat? Quizá no temer, al menos no todavía. De momento lo que debería hacer es no perder de vista lo que haga la compañía de Evan Spiegel. A sus 24 años, lleno de ambición y valentía, podría quedarse con los adolescentes para siempre. Y si estos no hacen el cambio a Facebook al crecer, la red de Mark Zuckerberg podría quedarse sin relevo generacional.