De fiesta durante el veranito postapocalíptico en el tanque de tu camión

Empresas

Por si no estamos seguros de dónde vamos a vivir después del fin de la civilización, en el futuro postapocalíptico, la mejor solución puede ser hacerlo en el interior de un tanque de combustible, aceite, leche, o lo que sea que haya contenido anteriormente. Aunque si era de gasolina tiene que haber un aroma no muy agradable.

Esto es lo que nos propone el diseñador Aristide Antonas, el cual ha vaticinado que en el futuro (irremediablemente postapocalíptico, me parece que ha visto unas cuantas películas del género) estos depósitos se convertirán en apartamentos móviles donde habitaremos. Más imágenes y sus comentarios tras el exiguo salto.

El propio Antonas dice:

“Los vagones pueden desengancharse de sus vehículos, para una mayor estabilidad del habitáculo durante un período de tiempo. Se puede añadir una gran ventana circular en el lado del cilindro que da al vehículo, con un marco reforzado. Así tendremos una vista hacia la sección del conductor o a cualquier lugar elegido cuando el vagón se pare en una posición concreta. La ventana circular puede servir también de pantalla de proyección, colocando la superficie adecuada.”

Me parece bien que la litera surja de la pared del depósito, ¿pero la bañera también? ¿No sería más práctico en el suelo? ¿Y qué está haciendo el de la cabina del camión, leer un periódico?

Una idea curiosa, aunque me pregunto qué ventaja tendría con respecto a las actuales caravanas. ¿Un blindaje metálico para la (más que probable) radiación? —Javier G. Pereda [Aristide Antonas vía io9]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor