Decir tacos alivia el dolor siempre que no seas como Cartman

Empresas

Aunque el sentido común y la experiencia ya nos lo decía, un estudio científico ha comprobado que soltar “lindezas” por la boca nos ayuda a soportar mejor el dolor. Como diría Íker Jiménez hasta aquí todo normal, pero lo curioso es saber que dicho efecto es evidente sólo en aquellos que no suelan hacerlo como algo normal en su vida cotidiana. La respuesta a por qué pasa esto tiene que ver con la adrenalina.

Richard Stephens, de la Escuela Keele de Psicología, realizó un estudio en el que dividieron a unos individuos en dos grupos, aquellos que no solían decir palabrotas y los que lo hacía más de 60 veces al día.

Luego comprobaron cuanto tiempo podían mantener la mano en una cubeta con agua con hielo, primero sin poder decir tacos y luego soltándolos. El grupo que no solía hacerlo aguantó casi el doble de tiempo, mientras que el otro grupo apenas varió.

La solución está en que maldecir conlleva una respuesta emocional que lleva a segregar adrenalina y a la analgesia inducida por el stress. Para aquellos en los que es frecuente apenas existe esa respuesta emocional porque es algo normal.

Así que ya lo sabéis, si queréis sufrir menos haced como con las bebidas alcohólicas y maldecir con moderación, es un consejo no de la DGT sino de vuestro blog favorito, el p*** jod*** Gizmodo de los hue***. [The Independent]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor