Detonan dos granadas de la II guerra mundial usadas como sujetalibros

Empresas
0 0

La estupidez humana nunca dejará de sorprendernos y es que si el hecho de usar dos granadas de la II guerra mundial totalmente reales como sujetalibros en una estantería tiene bastante delito, pero aún es que le dejes una a tu vecino y a éste le de por tirar de la anilla. Afortunadamente para ellos y desafortunadamente para el resto de la humanidad han salido ilesos.

Da gusto pensar que tu vida en casa ya no sólo corre peligro por los descuidos de tus vecinos con la bombona de butano o los calefactores, ahora ya directamente tienen explosivos en sus casas.

El caso es ambas granadas pertenecían a una mujer de Orlando cuyo esposo, ya fallecido, era veterano de la II guerra mundial y tenía las granadas como “adorno” para sujetar los libros desde hace décadas.

La mujer le prestó a su vecino una y por alguna razón que sólo puede definirse como estupidez extrema merecedora de morir, tiró de la anilla. Al darse cuenta volvió a ponerla en la granada, lo que tiene que ser complicado cuando tienes algo que podría estallar en cualquier momento.

Asustado dejó la granada en la calle (¡Bien! lo ideal para que nadie inocente salga herido…) y llamó a la policía contándoles lo sucedido y explicando que su vecina tenía otra. Los artificieros terminaron explotando ambas dejando un cráter de poco más de medio metro en el suelo. Da gusto tener vecinos así: gorrones, idiotas, inconscientes, chivatos…— Dani Burón [ClickOrlando]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor