Dimiten los dos directores ejecutivos de RIM

Empresas

Jim Balsillie y Mike Lazaridis han abandonado sus cargos de co CEO de Research In Motion, aunque seguirán dentro de la compañía fabricante de BlackBerry.

Jim Balsillie y Mike Lazaridis, que compartían los cargos de directores generales y presidentes de Research In Motion (RIM), han renunciado a su puesto como co CEO. Su puesto será ocupado por Thorsten Heins, actualmente uno de los directores de operaciones, de manera inmediata.

Para Lazaridis ha llegado el momento en que se necesita “pasar el testigo a un nuevo liderazgo”. Heins se unió a RIM en diciembre de 2007 como vicepresidente senior de ingeniería de hardware y se convirtió en director de operaciones de producto y venta en agosto de 2011.

Tras abandonar su puesto como director ejecutivo, Lazaridis se convierte en vicepresidente del consejo de administración y presidente del comité de Innovación de la nueva junta. En cuanto a Jim Balsillie, mantendrá su puesto en el consejo de administración. Además, se ha nombrado a Barbara Stymiest, miembro del consejo desde 2007, como presidente de la junta independiente.

Los movimientos en RIM se producen como consecuencia de la pérdida de confianza de los inversores durante el último año. La caída de la compañía se acentuó el mes pasado, cuando anunció un descenso de los ingresos y beneficios para el tercer trimestre fiscal. Concretamente RIM anunció un beneficio de 265 millones de dólares en el periodo, comparado con los 911 millones del mismo trimestre de hace un año.

Las cosas se complicaron cuando Balsillie y Lazaridis anunciaron que no tenían planes de lanzar nuevas Blackberry de próxima generación hasta finales de este año.

Algunos inversores han estado pidiendo la salida completa de los co-directores, aunque la opción de remplazarles por Thorsten Heins ha sido vista con buenos ojos porque a muchos les preocupaba el excesivo control que los dos directivos tenían sobre la empresa.

Durante el año pasado la compañía ha visto cómo se reducían su cuota de mercado y el precio de sus acciones. Además de tener que luchar con la competencia de terminales avanzados como el iPhone o los basados en Android, el intento de triunfar en el mercado de la tablets con su PlayBook no tuvo mucho éxito.

Por otra parte la compañía se enfrenta a una posible demanda en Canadá después de la caída de sus servicios el pasado mes de octubre. La caída, la mayor en los doce años de historia de la compañía, empezó el diez de octubre cuando el correo electrónico, mensajería y servicio web de la compañía se paralizaron en todo el mundo, empezando por Europa y terminando en Estados Unidos y Canadá. El servicio empezó a funcionar normalmente el 13 de octubre, y RIM ofreció a sus clientes cien dólares en aplicaciones premium, una cifra que para muchos ha sido insuficiente.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor