El 78% de los directivos prevé incrementar la temporalidad y subcontratación

Empresas

La gestión de una fuerza laboral global, la incorporación de millennials y el envejecimiento de las plantillas, principales preocupaciones de las empresas.

Aquellos que piensen que cuando acabe la crisis volverán los trabajos estables pueden irse olvidando de la idea.
El 78% de los directivos españoles afirma que sus empresas incrementarán su plantilla temporal y subcontratada, según el estudio Workforce 2020 sobre el futuro de la fuerza laboral, realizado por Oxford Economics entre 5.400 directivos y empleados de 27 países y en el que han participado empresas españolas.

Los directivos españoles reconocen la importancia de gestionar una fuerza laboral cada vez más global, heterogénea y móvil, consecuencia de una economía hiperconectada. Para ellos, la principal preocupación es la gestión de una plantilla cada vez más global, algo en lo que difieren de sus colegas de Europa, Oriente Medio y África, para los que el mayor desafío es la gestión de la entrada de los millennials en las plantillas. Los directivos de nuestro país mencionan en segundo y tercer lugar la gestión de millennials y el envejecimiento de las plantillas.

El estudio muestra que actualmente la mayoría de las compañías españolas no están preparadas para gestionar unas plantillas marcadas por la diversidad y la globalización: solo un 37% de los directivos considera que sus empresas han hecho los progresos necesarios para construir una fuerza laboral que responda a los futuros objetivos de negocio.

Con respecto a la nueva generación de trabajadores, los ‘millennials’, el 61% de las empresas españolas se apoya en ellos. Sin embargo, los directivos españoles son más pesimistas que sus colegas de otros países con respecto al futuro de estos empleados, ya que un 64% cree que los millennials abandonarán su compañía por falta de formación y desarrollo, frente a tan solo un 46% de sus homólogos en la región EMEA.

Los cinco principales desafíos en materia de recursos humanos a los que se enfrentan las empresas españolas son la remuneración como el aspecto más importante para los trabajadores, la incorporación de los millennials, el aumento de la falta de talento, la carencia de liderazgo y la necesidad de cambios en los modelos de retribución, el desarrollo de carreras y la tecnología, con más temporalidad y subcontratación.

En cuanto al punto de vista de los empleados, sólo el 38% de los trabajadores españoles dicen estar satisfechos o muy satisfechos con sus puestos de trabajo. Para el 64% de ellos, una remuneración competitiva es lo más importante. Su principal temor es la falta de ofertas de trabajo, frente a sus colegas de EMEA, más asustados por quedarse obsoletos. Sobre la creciente necesidad de habilidades tecnológicas, sólo el 50% de los empleados españoles dicen recibir una formación amplia y únicamente el 36% tiene acceso a las últimas tecnologías.

“Los resultados del estudio muestran que, en líneas generales, España está alineada con el resto de países de nuestro entorno en cuanto a sus preocupaciones y necesidades en la gestión de la fuerza laboral del futuro, aunque hay algunas cuestiones que reflejan las diferencias en la situación de España, sobre todo, en lo que tiene que ver con el desempleo en general y con el juvenil en particular”, ha señalado Pablo Zendrera, director de Desarrollo de Negocio de Recursos Humanos de SAP EMEA.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor