Doppeldecker, la mesa para trabajo y disfrute gastronómico

Empresas

En estos tiempos en que la mayoría de las veces no puede uno disponer de una vivienda con media docena de habitaciones dedicadas cada una a una actividad no queda más remedio que convertir el salón en una especie de espacio multiusos transformable. Habitación de estar, comedor, centro de audiovisuales, sala de videojuegos, pequeño despacho, estancia para estudiar… y en ocasiones debe compartirse el mismo espacio para varias de estas actividades. Una buena idea decorativa y práctica puede ser la propuesta Doppeldecker de Bernotat&co. Una mesa en la que podemos trabajar con una serie de espacios concebidos para albergar diversos materiales pero que, llegado el caso y ante la necesidad de comer (aunque como decía en “Wall Street” el mítico Gordon Gekko “comer es de débiles”) en pocos segundos todo queda en su sitio, guardado y protegido, pero ya no tenemos un escritorio sino una bonita mesa de comedor.

El transformer en el salón/comedor/despacho.

Y es que esta mesa cumple con habilidad una doble función. La de permitir trabajar sobre ella con sus apartados y divisiones aprovechables para coloca carpetas, expedientes y documentos, pero que en el momento oportuno basta con plegar una parte de Doppeldecker sobre sí misma para que el mueble pase del modo despacho al modo comedor y en lugar de un butacón giratorio pida media docena de sillas a su alrededor.

La culpa la tiene el ingenioso sistema de bisagras ideado por Bernotat&co que permite no tardar más que un par de segundos en abandonar su personalidad trabajadora para decantarse por la parte gastronómica permitiendo disfrutar de una perfecta mesa de comedor. -[Bernotat&co]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor