Dos de cada tres vehículos eluden pasar la ITV

Empresas

Faconauto constata desviaciones de precios e inspecciones fallidas entre distintas comunidades autónomas.

Una legislación vigente desde 1981

Más de 2,4 millones de automóviles no se sometieron al servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en España durante el pasado año, lo que supone que alrededor del 21 por ciento de los coches eludieron realizar este control exigido por ley, con los efectos colaterales de riesgo e inseguridad vial derivados del incumplimiento de esta norma, según un estudio facilitado por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO).

Según la legislación vigente desde el año 1981, todos los vehículos matriculados en España deben someterse al servicio de ITV. En el caso de los turismos, la inspección debe ser bianual a partir del cuarto año de su matriculación, mientras que los coches de 10 ó más años de antigüedad deben someterse a una inspección anual.

El estudio -que constata la “ineficacia” del modelo actual de ITV´s y los “perjuicios” derivados para el cliente final- revela la existencia de “desviaciones” significativas de unas regiones a otras en capítulos como el grado de elusión de inspecciones, el número de inspecciones fallidas, los precios aplicados al servicio y el tamaño de los centros.

Con respecto al grado de elusión de inspecciones, el estudio detecta importantes diferencias entre las distintas regiones de nuestro país, ya que mientras que en Baleares el 36,6% de los automóviles evita pasar este control, en Aragón este porcentaje afecta tan solo al 0,2% de los vehículos.

Por regiones, las comunidades autónomas que registran un mayor grado de elusión son, por este orden, Madrid (31,1%), Comunidad Valenciana (25,9%), Andalucía (24,9%), Cataluña (24,1%), Canarias (23%), Galicia (21,9%), Extremadura (21,2%), Cantabria (18%), Murcia (9,9%), Asturias (9,6%), Castilla y León (8,1%), País Vasco (4,7%), Navarra (2,7%) y Castilla-La Mancha (0,7%).

En el caso particular de La Rioja, el porcentaje es negativo (-28,3%), ya que el número de inspecciones realizadas (125.176) durante el pasado año superó a las planeadas (58.400), como consecuencia del bajo precio de la inspección aplicado en esta comunidad y su proximidad a otras regiones, lo que mueve a muchos automovilistas a desplazarse a la comunidad riojana para pasar el control de su vehículo.

El 20% de las ITV´s realizadas son fallidas

Por otro lado, el estudio muestra que del total de las inspecciones de vehículos que se efectuaron durante el pasado año, aproximadamente el 20%, no cumplía todos los requisitos técnicos exigidos por ley, aunque los resultados varían dependiendo de cada comunidad.

De esta forma, Asturias fue la región con mayor índice de inspecciones fallidas (42,5%), seguida de Galicia (29,2%), Baleares (25,4%) y Andalucía (22,7%). Le siguen de cerca Canarias, con un 22,6% de inspecciones rechazadas, ligeramente por encima de Madrid (22,3%), Castilla y León (20,5%), y Extremadura (20,3%). Por el contrario, las comunidades que registraron un menor porcentaje de rechazo fueron Cataluña (19,8%), Aragón (18,1%), Castilla-La Mancha (16,8%), País Vasco (16,2%), Navarra (16%), La Rioja (15%), Comunidad Valenciana (14%) y, finalmente, Murcia (8,9%).

Además, el informe pone de manifiesto que el sistema actual de ITV´s no cumple con su finalidad de garantizar la seguridad vial de los usuarios, ya que el plazo medio desde la realización de la inspección hasta que se repara el vehículo asciende a quince días, periodo en el que el automovilista circula por carretera sin las condiciones de seguridad preceptivas.

Desviaciones de precio y falta de uniformidad entre centros

Por otro lado, el estudio revela desviaciones significativas de precios en el servicio de hasta el 43% entre las distintas regiones, apuntando a la Comunidad Valenciana como la más cara y a Extremadura como la más barata. Esta diferencia de precios demuestra, según Faconauto, que el mercado de las ITV´s está “intervenido” ya que es cada comunidad autónoma la que determina el precio de la inspección y no la interacción entre la oferta y la demanda.

Asimismo, el informe de FACONAUTO muestra una clara falta de uniformidad entre el tamaño de los centros de inspección y las líneas de servicio que estos ofrecen en las distintas comunidades. Así, mientras que en España existe una media de 2,5 líneas de inspección por cada centro autorizado, regiones como Madrid (3,6), Comunidad Valenciana (3,3) o Galicia (3,1), superan con creces esta media, mientras que otras como Ceuta (1), La Rioja (1,8) y Aragón (1,9) apenas llegan a dos líneas por centro.

Modelo ineficaz

La patronal de los concesionarios estima que el modelo actual de ITV es “ineficaz” y “perjudica al consumidor” y, por ello, propone, como alternativa, un modelo, que facilite la entrada de los 3.500 concesionarios oficiales como proveedores de este servicio, lo que permitiría triplicar la capacidad actual y garantizar un servicio más eficaz.

Faconauto explica que esta propuesta cobra especial relevancia, sobre todo, ante la entrada en vigor el próximo mes de octubre de la normativa europea Euro IV, que hará evidente la imposibilidad del sistema actual de ITV de controlar las emisiones contaminantes. La revisión de gases exigirá en los turismos de motor diesel y gasolina un tiempo medio adicional de 8 y 20 minutos, respectivamente. Asimismo, para los camiones de motorización diesel exigirá un plazo medio de entre 30 y 35 minutos.

En este sentido, la patronal defiende la aplicación de un sistema mixto como el alemán, con una estricta separación ente inspección y funciones de reparación, de manera que la inspección sea realizada por peritos independientes que verifiquen el estado del vehículo, mientras que la reparación corra a cargo de organizaciones privadas autorizadas o instalaciones certificadas (concesionarios y talleres).

Faconauto asegura que la implantación de este nuevo modelo aportará múltiples ventajas al cliente final, ya que garantizará la comodidad y seguridad del usuario, así como la calidad de la inspección a precios homogéneos y competitivos con una reparación “in situ” inmediata y un tiempo de espera mínimo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor