Dos hackers españoles logran burlar la seguridad de WhatsApp

CloudCortafuegosEmpresasGestión CloudMarketingMovilidadPCRedes SocialesSeguridadVirusWorkspace

Logran falsear el remitente del popular servicio de mensajería para simular el envío anónimo de textos a los usuarios de la plataforma.

WhatsApp es el servicio de mensajería más utilizado en el mundo. Cuenta con más de 500 millones de clientes y ya son más de 10.000 millones los mensajes que se logra enviar a diario a través de esta plataforma de éxito. Dado su elevado volumen de información una de las prioridades de la compañía debería ser garantizar la seguridad del servicio para evitar posibles robos de datos y de información confidencial. Sin embargo, dos hackers españoles han demostrado que el sistema cuenta con grietas de seguridad importantes.

Los dos informáticos españoles son Jaime Sánchez y Pablo San Emeterio que han conseguido quebrar el código de WhatsApp para modificar el remitente del mensaje. De esta manera, han logrado simular el envío de unas líneas de texto a destinatarios de este servicio de mensajería instantánea. Eso sí ambos profesionales han puesto en conocimiento de la empresa la vulnerabilidad de seguridad hallada.Según afirman estos piratas informáticos, poder modificar el remitente de un mensaje en WhatsApp podría tener “diferentes peligros tanto a nivel cotidiano como en ámbitos mucho más legales como por ejemplo en denuncias o divorcios”, explican a el diario El País.

A pesar de ello los expertos avisan de que resulta “muy complicado” para un usuario medio acceder a este tipo debido a su “complejidad”, lo que, limita aseguran en gran medida el “acceso y las posibilidades de explotación” de esta vulnerabilidad. La pareja de informáticos lleva dos años  explorando los fallos de Whatsapp. Desde entonces, han descubierto cómo espiar conversaciones, han logrado descifrar contraseñas, así como fabricado mensajes malignos que consiguen que un móvil deje de funcionar. Todas estas debilidades han sido parcheadas de manera efectiva por la compañía, pero para esta última vulnerabilidad aún no han hallado respuesta desde la firma tecnológica.

“Modificar el remitente de un mensaje podría tener todo tipo de implicaciones como por ejemplo se podría presentar una denuncia por amenazas ofreciendo como prueba falsos mensajes de alguien a cuyo teléfono ni siquiera hemos tenido acceso físico”, detallan al tiempo que aseguran que para ello “bastaría sólo con saber su número: el teléfono que se hackea es el receptor del mensaje, el que hace ver que han llegado mensajes de números que jamás enviaron nada”, alertan los expertos.

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor