EEUU autoriza a las autoridades a hackear ordenadores anónimos

RegulaciónVigilancia

El Tribunal Supremo aprueba cambios en las normas de procedimiento penal, que garantizan las búsquedas de equipos sin conocer su ubicación física.

A partir de ahora, los agentes estadounidenses tendrán mucho más fácil piratear ordenadores anónimos en Internet. El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha aprobado una serie de cambios en las normas de procedimiento penal que garantizan las búsquedas de equipos remotos, independientemente de su ubicación física.

Este tipo de autorización es particularmente importante para el hacking aplicado a la defensa de la ley, que normalmente actúa contra cuentas o dispositivos anónimos sin conocer su ubicación física o identidad, informa The Verge.

Los cambios entrarán en vigor en diciembre, a menos que el Congreso de EEUU apruebe antes una legislación contraria. Varios expertos en Derecho han criticado estas órdenes de piratería legal como una concesión de facultades a la policía y el FBI innecesariamente amplia.

Entre otras cosas, autoriza un número ilimitado de búsquedas, contra objetivos no identificados, en cualquier parte del mundo. Como consecuencia, estas órdenes podrían dar lugar a ciberataques generalizados en el extranjero, lo que podría violar la soberanía de otros países. “Las peraciones cibernéticas en el extranjero serán unilaterales e invasivas. No van a ser limitadas a asuntos de seguridad nacional, ni ​​van a ser ejecutados con el consentimiento del país de acogida”, señala el profesor de Derecho Ahmed Ghappour.

Algunos legisladores han adoptado una postura similar. El senador demócrata por Oregon Ron Wyden ya se ha comprometido a introducir una legislación que revierta el fallo del Supremo. “Estas modificaciones tendrán consecuencias significativas para la privacidad de los estadounidenses y el alcance de los poderes del gobierno para llevar a cabo la vigilancia a distancia y las búsquedas de dispositivos electrónicos. Cambios sustantivos en las políticas como estos son claramente un trabajo para el Congreso, el pueblo y sus representantes elegidos, y no un oscuro proceso burocrático”, manifestó Wyden.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor