El 92% de los emprendedores españoles cree que en España no se fomenta el emprendimiento

Empresas

En 2012 la falta de oportunidades laborales ha sustituido a la autorrealización como el factor con más peso para decidirse a ser emprendedor.

Ayer mismo se lanzaba la campaña ‘España Emprende’, una iniciativa apoyada por organizaciones e instituciones empresariales con cinco áreas de actuación y 15 medidas para impulsar el auto-empleo y la conciencia emprendedora en todos los ámbitos, desde la educación hasta las administraciones públicas.

Que surja un proyecto de este tipo es una buena noticia, porque por el momento España sigue siendo un lugar poco apropiado para montar una start-up. Así lo estiman un 92% de los emprendedores de nuestro país, de acorde un estudio elaborador por Sage y la fundación Iniciador.

El estudio (“Observatorio de Clima Emprendedor 2012”), para el que se han tenido en cuenta las opiniones de 56.000 autónomos dados de alta como tal en 2010 y 2011, pone de relevancia la dificultad para encontrar financiación externa. Así, más del 30% de los encuestados confiesa que ninguna persona u organismo les ha apoyado para montar su empresa. Un 52% no encuentra ayudas de este tipo, pese a que desde el Ministerio de Industria aseguran que en nuestro país existen 2.500 organizaciones que apoyan el emprendimiento.

No obstante, según subraya el fundador de Iniciador, Angel María Herrera, “lo bueno es que Internet y el mundo digital están permitiendo que sea posible montar empresas sin financiación”. Aun así, la media estaría entre los 10.000 y los 50.000 euros de fondos, muchas veces obtenidos por la habitual ‘Friends and Family Round’.

¿Cómo es el perfil del emprendedor español? El estudio de Sage dibuja a un profesional de entre 35 y 44 años que ya tiene experiencia en haber trabajado por cuenta ajena. También habría un número muy alto de emprendedores entre 25 y 34 años.

Desgraciadamente, el detonante para emprender ha cambiado mucho en los últimos 12 meses. Si en 2011 la autorrealización personal era la razón principal para montar una start-up o pyme, la falta de oportunidades laborales ha desplazado a este como el segundo motivo más decisivo. Teniendo en cuenta el aumento de parados, los creadores del estudio esperan que el factor desempleo tenga cada vez más peso en la decisión de emprender frente a otros. En este sentido hay que destacar que un 4% de los emprendedores se monta su negocio aprovechando las indemnizaciones obtenidas al ser despedidos de sus anteriores empresas.

Hay un dato bastante revelador y es que en España, solo un 2% emprende por “convertir mis hobbies en negocio”. Para muchos este es el principal problema de nuestro país, el considerar el emprendimiento como una última alternativa y no como un modo de vida válido que se lleve a cabo por mera pasión. Iniciador y Sage comparten la idea de que “hay que cambiar esto desde la base, educando a los chavales en que emprender es una opción”.

Javier Martín, CEO y fundador de Loogic, ha matizado el asunto del cambio en la mentalidad para crear emprendedores desde las escuelas. “A veces estamos forzando un poco la máquina a gente que no tiene por qué emprender o no debería emprender. Tampoco podemos ir de un extremo a otro”, señala.

Alrededor de la mitad de los encuestados no habían oído hablar ni conocían tampoco la Ley de Emprendedores que quiere poner en marcha el gobierno. En este sentido, en la presentación del estudio se ha puesto de manifiesto que “a veces la cuestión no es que las administraciones hagan más cosas, sino menos. Deberían desregular un poco, porque hay demasiados trámites y burocracia absurda para poder constituir un negocio”.

Para la mayoría de los emprendedores lo mejor de montárselo por cuenta propia es la independencia, la libertad y la autorrealización, tres factores que también se apuntaban en el estudio del año pasado. Lo peor sería el riesgo elevado, la incertidumbre y la soledad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor