El accesorio para siestas furtivas ¿definitivo?

Empresas
0 0

Si navegando por internet descubres un objeto maravilloso que te promete poder echar una cabezadita en cualquier sitio sin problema, gracias a que aúna en un sólo ser una mullida almohada, una máscara para dormir y unos tapones para los oídos, posiblemente lo comprarías sin dudar ante las altas expectativas… El problema viene cuando te llevas el enorme chasco de ver que se trata de una especie de toalla enrollada en la cabeza.

Y es que el infame Wrap-a-Nap tiene todos los elementos para convertirse en un objeto friki de culto, como ya lo fuera en su día la batamanta (Snuggie) o el doblador de camisas que Sheldon utiliza continuamente.

Resulta sorprendente como una cosa como ésta no sólo tiene página oficial, Facebook, Twitter, tienda e incluso hasta fans… Aunque quizás lo sea más el que cueste 15 dólares o entre sus cinco colores no se encuentre el rosa con encajes de bolillo a juego.

Ya estás tardando en pillarte un Wrap-a-Nap, no sólo te aseguran siestas maravillosas en cualquier sitio, sino además la casi total certeza de que te harán fotos deplorables y seguramente te despiertes con cosas pintadas en la cara, muy probablemente penes.— Dani Burón [Wrap-a-Nap]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor