El año de las consolas portátiles

Empresas

Tres gigantes, tres consolas, millones de usuarios potenciales, y un
sólo mercado: el de las consolas portátiles.

2004 va ser un año cargado de retos para la industria de las Tecnologías

de la Información, sobre todo en lo que a entretenimiento se refiere. Ya

hemos publicado las previsiones de las consultoras sobre el boom que van

a experimentar este años los teléfonos móviles con cámara incorporada,

para diversión de los usuarios, aunque el sector de las consolas de

juegos portátiles tiene también mucho que decir.

El E3 se

aproxima, y una cosa está clara: la gran noticia de este año es el

mercado de consolas portátiles, y el que viene asistiremos a una lucha

entre titanes, nada menos que Nintendo, Sony y Nokia.

Aunque gran

parte de la atención sigue enfocándose en los planes de las plataformas

de próxima generación de Microsoft, Nintendo y Sony, la pelea real para

2004/05 estará en el mercado de las consolas portátiles. De hecho, tanto

Sony como Nintendo ya han comentado que sus plataformas móviles son más

importantes, hoy por hoy, que sus planes para el mercado de consolas de

juegos de sobremesa.

Y no es de extrañar que el mercado está tan

excitado por lo que veremos en unos meses. Hace apenas un par de semanas

Sony demostró el rendimiento gráfico de sus PSP en el Game Developers

Conference.

Nintendo, por su parte, ya ha demostrado la

importancia comercial del mercado portátil después de que su Game Boy

Advance SP se haya convertido en la consola que se ha vendido más rápido

en el mercado norteamericano durante su primer año tras el lanzamiento,

y continúa innovando en este mercado con la Nintendo DS de doble

pantalla. Sin olvidarnos, ya que ello nos atañe, que la filial española

de Nintendo ha sido pionera en lanzar una versión de su consola

portátil, y una web, específicamente para el público femenino. El

tercero en discordia, Nokia, puede que no haya tenido demasiado acierto

con la N-Gage original, pero en las próximas semanas mostrará la próxima

generación de este producto, y sería imprudente no tener en cuenta a

este gigante de los móviles.

Quizá, una de las cosas que más

interesan de este mercado, es la firme determinación de las grandes

compañías. Los 14 años de historia de la Game Boy, en sus diferentes

versiones, hacen que lo referido al mercado de consolas portátiles sea

una cuestión de orgullo para el fabricante japonés, y es improbable que

deje que le releguen a un segundo o tercer puesto en este área.

Reputación, y no sólo dinero, es lo que ha apostado Sony por el éxito de

su PSP, a la que ha denominado el ‘walkman del siglo XXI’. Nokia, por su

porte, se ha visto sacudida no sólo por las duras críticas, sino el poco

rendimiento comercial de su N-Gage, y se ha empeñado en que su

plataforma de juegos se convierta en todo un éxito. Tres compañías con

experiencia, tres gigantes, que lucharán con uñas y dientes por su cuota

de mercado y el retorno de las fuertes inversiones depositadas en sus

máquinas. De hecho, podemos llegar a pensar que la lucha se prevé tan

dura que Microsoft, que una vez llegó a plantear el desarrollo de una

Xbox portátil que complementara a la de sobremesa, ha comentado que no

entrará en el mercado de consolas de mano de ninguna manera.

Lo

que sí es cierto es que el próximo E3, como hemos comentado en alguna

ocasión, estará lleno de sorpresas y que para finales de año los

consumidores podrán optar por la PSP, la Nintendo DS y la N-Gage 2, sin

olvidarnos de la Game Park, o GP32, que verá la luz en España el próximo

mes de mayo, además de la tradicional Game Boy Advance SP. Y las

Navidades de 2004 son sólo el primer paso, el próximo año 2005 habrá

varios gigantes compitiendo por un pequeño espacio en el bolsillo de los

usuarios, y la lucha será digna de verse.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor