El arte de complicar lo sencillo: el sacacorchos más lioso del mundo

Empresas

¿Por qué hacer las cosas de la manera más sencilla posible, pudiendo complicarlo todo hasta extremos cercanos al absurdo? ¿Queda alguien que recuerde los inventos del TBO y el profesor Franz de Copenhague? Si es así no se sorprenderá del complicado mecanismo que ha ideado el protagonista de esta noticia para hacer algo tan aparentemente sencillo como descorchar una botella de vino. Hay automóviles que te llevan de viaje con menos piezas, como podrás comprobar en el vídeo que te ofrecemos a continuación.

Con lo sencillo que es su mecanismo y el propio objeto, un sacacorchos, y las vueltas que le ha dado Rob Higgs para desarrollar su particular sacacorchos automático.

Funcionar, desde luego, funciona, como puedes comprobar en este vídeo, y aunque a primera vista puede parecer que requiere demasiado esfuerzo comparado con la acción tradicional manual de descorchado (el señor Higgs está un buen rato dándole vueltas a una manivela antes de que finalmente el corcho salga de la botella) hay que reconocerle a su invención una gran ventaja: además de descorchar, sirve el vino.

Ahora estamos hablando en serio.─[The Daily What]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor