El asilo donde nos visitarán nuestros nietos

Empresas

El futuro ya no es lo que era.

Estamos en el 2011 y ni monolito en la luna ni hotel Hilton en órbita ni coches voladores ni… eso sí, todos los canis en chandal, que en las pelis de los 70 parecía el uniforme del futuro y mira si acertaron. Lo que sí tenemos ocasionalmente son muestras arquitectónicas de un futurismo funcional, minimalista y con apariencia de haber venido del futuro, como la del anuncio de la lejía. Que ya me dirás  tú venir del futuro a traer lejía e lugar de trar el almanaque con los resultados de la Liga, como en “Regreso al futuro” que acertemos una Quiniela de 15.  Hoys os vamos a enseñar dónde viven los jubilados de Alcácer do Sal, en Portugal. Y aún hay más.

Diseñado por el estudio Aires Mateus este edificio resulta tan acogedor que querrás ir más a menudo a visitar a tus abuelos, pues es una residencia de ancianos, aunque bien podría ser un complejo de estudiantes para jóvenes parejas.

Con esas terrazas especialmente diseñadas para que entre la luz pero no demasiado sol, el clima templado de la zona (entre Setúbal y Évora, a la altura de Córdoba) proporciona sombras que refrescan en verano y luz abundante en invierno. Con una estructura basada en patrones rectangulares que se repiten, la fachada se amolda a las curvas del terreno y configura un espacio que armoniza la convivencia social con la privacidad.

Una fachada que recuerda de algún modo a un tablero de ajedrez y que sin duda nos trae recuerdos de un estilo futuro ya no tan lejano. ─Antonio Rentero [Design Milk]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor