El CD celebra su 30 cumpleaños

Empresas

“The visitors” de ABBA fue el primer disco de la Historia de la Música que se lanzó en el formato CD. Sucedió hace ya 30 años y la única forma de escucharlo era adquirir el reproductor de compact disc Philips CD-100. Se puede decir que a partir de ahí cambió la música y aunque en la actualidad el soporte anda de capa caída gracias o por culpa de los formatos digitales no físicos aún son millones los discos que se venden anualmente, aunque es complicado pronosticar si el CD está ya difunto o simplemente moribundo. El formato, cuyos primeros prototipos datan de 1974 (Phillips) y 1976 (Sony) consiguió unir a los dos grandes para unificar el soporte.

“Brothers in arms” de Dire Straits fue el primer álbum grabado íntegramente de forma digital, en 1985, año en el que David Bowie se convirtió en el primer artista en disponer de todo su repertorio de discos en formato CD.

A lo largo de la década de los 80 la calidad, durabilidad, resistencia y practicidad del disco compacto fue sustituyendo por igual al disco de vinilo y a la cinta de cassette, de hecho en 2010 dejaron de fabricarse radiocassetes para coche. Durante los 90 se instituyó en rey absoluto como soporte musical, a lo que se añadió la versatilidad del formato para servir también a los fines audiovisuales e informáticos del CD-ROM y el DVD, (llegaron respectivamente en 1985 y 1990) que pese a albergar contenidos diferentes y necesitar de otros aparatos para reproducir confirmaron el acierto del conocido disco de 12 centímetros de diámetro.

Un formato físico que ha sido capaz de albergar un buen número de formatos lógicos: discos de audio CD y Super Audio CD (el equivalente sonoro del BluRay con respecto del DVD), de texto, CD-ROM, Video CD, Super Video CD, Photo CD, CDi (el primer contenedor de información interactiva) además de los formatos escribibles y reescribibles CD-R y CD-RW.

La década del 2000 ha supuesto la cesión de terreno en las ventas de discos en soporte CD merced al auge de los formatos en MP3 y similares y la industrialización de la venta  de canciones, más que discos, popularizado por iTunes. Con todo, y frente a soportes como los cassettes o los vinilos, más susceptibles a soportar malamente el paso del tiempo, al menos con el CD, que aún sigue siendo la referencia musical porque seguimos hablando de “discos” (y esto en un futuro próximo quizá tenga tanto sentido como que el icono de “guardar” sea el dibujo de un disquette) al menos nos proporciona el consuelo de que podremos seguir guardando nuestros “viejos” CD durante años, décadas, sabiendo que seguirán ofreciendo un sonido inmaculado. ─[Wikipedia]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor