El cibercrimen defrauda cada año 1.500 millones de euros en Europa

CortafuegosEmpresasRegulaciónSeguridad
XIII ISMS Forum

Para Troels Oerting, director del nuevo Centro Europeo contra el Cibercrimen, el cloud facilita la labor de los ciberdelincuentes, que ofrecen el delito como un servicio.

Esta mañana arrancaba en Madrid la XIII Jornada internacional del ISMS Forum (#13ISM en Twitter) bajo el título “Responsabilidad y compromiso de los actores de la ciberseguridad”, en el que expertos, instituciones y empresas analizaban el alcance del compromiso del Estado, el sector privado y los ciudadanos en la protección del ciberespacio, así como las responsabilidades ante un ciberataque y ante el cibercrimen en general.

La presentación del evento ha corrido a cargo de Gianluca D’Antonio, presidente del ISMS, que ha pedido que se considere la ciberseguridad como un bien común, de forma que puedan aplicarse políticas de estímulo y de apoyo, así como medidas de control que exijan la ciberseguridad como una medida básica dentro de la sociedad.

D’Antonio ha recordado los 1.500 millones de euros que cada año el cibercrimen roba a los ciudadanos europeos, y ha pedido que se de el impulso necesario para “una red abierta, llena de libertad”.

En la que ha sido su primera comparecencia en nuestro país, Troels Oerting, director del nuevo Centro Europeo contra el Cibercrimen (European Cybercrime Centre – EC3) inaugurado hace tres meses, ha alabado la actitud española ante el cibercrimen y ha destacado lo expuestos que estamos ante Internet.

“Todos estamos online por defecto”, ha dicho Oerting, señalando que actualmente hay 8.000 aparatos conectados a Internet y que 2.700 millones de personas, el 40% de la población mundial, están conectadas a Internet, un porcentaje que se incrementará hasta el 50% en 2017. “Los delincuentes también están conectados, y hacen las cosas mejor que nosotros”, ha dicho el ejecutivo, asegurando que “es más fácil hacer daño en el ciberespacio que en el mundo físico” y la llegada del cloud está poniendo las cosas más complicadas a los defensores de la ciberseguridad.

Según explicaba Oerting hasta ahora el cibercrimen dejaba evidencias, “pero en la nube esas evidencias se pierdes”, porque pueden utilizarse servicios blindados en países en los que no se puede acceder porque tienen otras políticas.

La facilidad con la que ahora se pueden acceder a conocimientos y herramientas de hacking también demuestran lo impunemente que actúan los ciberdelincuentes que han convertido el delito en un servicio, el malware-as-a-service.

El máximo responsable del Centro Europeo contra el Cibercrimen no se ha olvidado de mencionar los ataques DDoS, de los que ha dicho que “el daño que pueden hacer es mucho más serio de lo que parece”, y se ha referido al caso de un servidor al que un ataque DDoS mantuvo inoperativo durante tres días.

Para Oerting hay que llevar a cabo una labora de concienciación, porque si bién los más jóvenes pasan mucho tiempo conectados, no se dedica ni un momento a explicarles cómo utilizar Internet adecuadamente.

También ha hablado de Gobernación: ¿de quién es internet? ¿quién lo regula? ¿quién lo maneja? Un aspecto importante para poder gestionar la ciberseguridad de una manera adecuada.

Para finalizar su discurso Troels Oerting, que asegura ser optimista respecto a la futura lucha contra el cibercrimen, ha explicado las diferentes actividades que realiza el Centro Europeo contra el Cibercrimen, una iniciativa de la Oficina Europea de Policía, Europol, que tiene por objetivo proteger a empresas y particulares de posibles ataques cibernéticos, reforzando las investigaciones locales con recursos de datos técnicos, analíticos y forenses procedentes de toda Europa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor