El Congreso pide a las empresas USA que no hagan negocios con las chinas Huawei y ZTE por razones de seguridad nacional

Empresas

Casi parece que volvemos a la época de los bloques y la Guerra Fría. El Congreso de los Estados Unidos de América recomienda que se bloqueen las relaciones comerciales entre las empresas estadounidenses con Huawei y ZTE, dos de las las empresas chinas más importantes en cuanto a tecnología se refiere debido a que la transferencia tecnológica que se deriva de tales acuerdos comerciales podría poner en peligro la seguridad USA.

La advertencia la hace el Comité Nacional de Inteligencia del Congreso y pide que sean los reguladores del mercado los que adviertan a las empresas norteamericanas del potencial peligro de dichas relaciones comerciales por las que diseños e ingeniería nacionales pasan a conocimiento y dominio extranjero cuando los dispositivos se fabrican en China o bien algunos de sus componentes se encargan allí.

Por otro lado se alerta del posible riesgo al incluir componentes de estas dos marcas en dispositivos de fabricación estadounidense por el riesgo potencial de que se pueda introducir métodos para espiar los contenidos o las comunicaciones que se realicen con los mismos.

Recientemente te informábamos aquí en Itespresso del frustrado intento de cyberataque a la Casa Blanca, con una nada velada procedencia china del mismo. Albert Einstein no sabía con qué armas se lucharía en la Tercera Guerra Mundial pero intuía que la Cuarta se haría con palos y piedras. Parece ser que la Tercera puede terminar siendo la de los ordenadores y conexiones remotas. Ríete tú del caballo de Troya.

La recomendación llega tras un proceso que ha durado un año en el que se ha evaluado la potencial amenaza de la tecnología china poniendo de relieve otros aspectos también importantes como lo relativo a la propiedad intelectual. Casi parecen avisar de que “enseñarles” a los chinos cualquier dispositivo equivale a “regalárselo” pues no dudarán en copiarlo y el gobierno no participa de los tratados internacionales sobre patentes y marcas con lo que no hay defensa posible ante esas apropiaciones.

Mientras Hyawei y ZTE, ya conocidos en nuestro país por diversos dispositivos, continúan su expansión por Occidente mientras pugnan por abrirse mercado en USA al tiempo que niegan estar sometidos al control del gobierno chino. El mencionado comité del Congreso, por su parte, manifiesta haber recibido sobrada información sobre insistentes incumplimientos de la legislación federal por parte de dichas empresas en aspectos tales como inmigración ilegal, corrupción o uso sistemático de software pirateado.

Huawei, fundada por un antiguo ingeniero militar chino se ha convertido rápidamente en el segundo suministrador mundial de componentes para telecomunicaciones, con presencia en más de 140 países. ZTE es el cuarto mayor fabricante mundial de móviles con más de 90.000 empleados en todo el mundo.

Con todo lo peor es que al ser requeridos por el Congreso ambas empresas no han logrado ofrecer una respuesta satisfactoria ni sobre sus relaciones con el gobierno Chino ni sobre su funcionamiento en USA en lo concerniente a estructura corporativa, acuerdos financieros y dirección empresarial. Recuerda el propio comité que ello no supone una práctica errónea o ilegal pero cuanto menos tanta oscuridad no parece ser demasiado aconsejable.

En cuanto a la negativa a facilitar ciertos datos fuentes de las empresas chinas se defienden argumentando que en ocasiones datos de ese tipo pueden terminar en manos de la competencia debido a “filtraciones”. ─[Business Insider / Ilustración: Simon Letch]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor