El día que los ingenieros detuvieron las cataratas del Niagara

Empresas
0 0

Hay momentos en que el hombre vence a la Naturaleza, aunque sea por un breve espacio de tiempo.

Y esos escasos momentos parecen confirmar que somos los Reyes de la Creación. Uno de esos momentos tuvo lugar durante unos meses de 1969 en que el curso de las aguas se alteró para que la cascada permaneciese vacía y así poder retirar todas las rocas que se habían ido acumulando durante diversas crecidas. La decepción deshidratada de quienes visitaron Niagara en aquellas fechas tuvo que verse compensada por la asistencia a un momento prácticamente único, el día que los ingenieros lograron detener las aguas de una de las cataratas más famosas del mundo. ¿Deseas saber más?

Con la construcción de una presa temporal aguas arriba se desvió el curso de las aguas hacia la parte canadiense de las cataratas, quedando la parte estadounidense en el estado que se aprecia en estas fotografías que permanecían inéditas desde hace más de 40 años.

Un insólito panorama ausente del torrente inabarcable de líquido elemento habitual en la zona y que además no supone el total de lo que realmente podria caer ya que hasta un 50% del caudal es desviado habitualmente a las cercanas plantas generadoras de electricidad, incluso por la noche, con menos turistas asombrados ante el fragor de la cascada, se reduce hasta un mero 25% del caudal máximo circulable para producir electricidad.

En 1931 y 1954 se habían producido en la zona importantes avalanchas que acumulaban gran cantidad de rocalla en la zona de caida del agua por lo que ya desde 1965 los medios de comunicación locales se hacían eco de la preocupación por la posibilidad de que dicho acumulo rocoso lograse obstaculizar la caida del agua. Tras unos años de indecisión el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos de América acometió la titánica tarea de interrumpir temporalmente el flujo en el lado estadounidense de las cataratas del Niagara y hacer un poco de limpieza en la zona.

Gracias a una presa que acumulaba casi 30 mil toneladas de roca, por primera vez en 12.000 años las cataratas de Niagara se quedaron secas.

Entre junio y noviembre de 1969 se llevó acabo ese trabajo de limpieza del fondo de la cascada y cuando todo terminó se destruyó la presa temporal y las aguas volvieron a su cauce, que es como se debe describir lo que sucedió. ─Antonio Rentero [Daily Mail]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor