El espionaje británico intercepta webcams de millones de usuarios de Yahoo!

Empresas

En tan sólo seis meses, la tecnología óptica de la agencia de espionaje del Reino Unido habría captado imágenes de 1,8 millones de usuarios de esta plataforma en todo el mundo.

Cualquier método puede ser bueno para las agencias de seguridad cuando lo que se trata es de lograr los datos que necesitan. Según informa el diario The Guardian, la agencia de espionaje del Reino Unido, en colaboración con la NSA estadounidense, captó y almacenó imágenes procedentes de webcams de millones de usuarios con cuentas en Yahoo!, y que sin embargo no eran sospechosos de malas prácticas en Internet.

Según revela el rotativo, los archivos hallados datan de los años 2008 y 2010 y detallan el uso de un programa de tecnología óptica capaz de almacenar las imágenes procedentes de los chats de esta plataforma y de enviarlos a las bases de datos de la agencia estatal británica. Bajo este método, la organización de seguridad habría captado en tan sólo seis meses imágenes de webcam de 1,8 millones de usuarios de todo el mundo, según detalla la información del diario.

La agencia de espionaje británica no almacenó íntegramente las imágenes registradas en los videochats de las webcam, puesto que según los informes, el sistema guardaba imágenes cada cinco minutos para no “sobrecargar” los servidores de la agencia. Los documentos filtrados por la agencia describen a los usuarios grabados como “no seleccionados” y uno de estos documentos vincula el espionaje realizado sobre un ‘sospechoso’ con un historial policial de personas que “habían sido arrestadas en alguna ocasión”. “El detector facial tiene el potencial de seleccionar imágenes útiles para actuaciones policiales. Las mejores imágenes son aquellas en las que la persona se sitúa de frente ante la cámara”, detallan los informes de la agencia revelados por The Guardian.

Pese al supuesto fin policial, los analistas de la agencia tenían acceso a las caras de usuarios con “patrones similares” a los objetivos de vigilancia, lo que habría vulnerado la intimidad de una multitud de ciudadanos inocentes espiados a través de su webcam. Además, hay que tener en cuenta que la agencia británica, a diferencia de la NSA, no tiene la obligación legal de “minimizar” o “eliminar la información” de sus ciudadanos nacionales de las bases de datos. Sin embargo, si requeriría de autorización en el caso de la búsqueda de datos de personas que residan en Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda o Canadá, acción que presumiblemente habría incumplido con este ciberspionaje.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor