EmpresasFinanciación

El fondo INCJ financiará la reestructuración de Toshiba

Toshiba
0 7

Toshiba ha encontrado a su ‘salvador’ en el fondo gubernamental japonés Innovation Network Corp of Japan (INCJ), que ayudará a la empresa japonesa a financiar su costoso plan de reestructuración para seguir adelante.

Tras el escándalo contable, la posición de Toshiba se ha complicado bastante y el problema que pretendían ocultar maquillando sus cuentas se ha agravado bastante al destaparse. A las multas, críticas y mala prensa que ha recibido por sus actos, se une el tener que hacer frente a la realidad de un negocio que estaba funcionando peor de lo que mostraban.

Toshiba ha tenido que anunciar numerosos despidos en estos meses, y su cúpula directiva ha tenido que renovarse para tratar de eliminar todo rastro de los ejecutivos que permitieron la farsa. De hecho, la compañía se encuentra en una situación bastante delicada y necesita una fuerte financiación para poder llevar a cabo sus últimos planes de reestructuración, con los que seguir renovarse para seguir adelante.

Ante la polémica, la compañía estaba teniendo graves problemas para encontrar un banco o fondo que pudiera respaldar a la compañía y proporcionarle el crédito necesario. Pero Toshiba es demasiado grande como para desaparecer y Japón no puede permitirse dejarla caer, por lo que el fondo gubernamental japonés Innovation Network Corp of Japan (INCJ) ha decidido salir en su ayuda.

El fondo, que también participa en Sharp, la cual también se encuentra en una situación compleja debido a la creciente competencia, buscará que Toshiba y Sharp colaboren para trabajar conjuntamente en una serie de sectores, e incluso plantea la posibilidad de que la división de electrónica de consumo de Toshiba termine fusionándose a la de Sharp para que ambas puedan sobrevivir.

Por otro lado, el fondo ayudará a Toshiba a reestructurar su negocio de reactores nucleares, una gran apuesta por parte de Toshiba a largo plazo y un sector que con los problemas de las centrales de Fukushima en Japón está siendo criticado duramente en todo el mundo.