El Galaxy Alpha de Samsung tiene los días contados

EmpresasMovilidad
Galaxy A5
1 1

Cuando Samsung presentó el Galaxy Alpha, parecía que iba a marcar las nuevas tendencias de diseño de la compañía coreana en smartphones. Cumplido su objetivo de mostrar que Samsung podía producir smartphones más elegantes y más finos, el smartphone podría dejar de producirse dentro de muy poco.

El Samsung Galaxy Alpha tiene tan sólo unos meses de vida en el mercado y parece que su final está cerca. La causa de este destino tan fugaz podría ser la reducción de costes por parte de Samsung, que tendría con el Galaxy A5 un sustituto que llegaría en enero de 2015.

El Galaxy A5 lleva un pantalla de 5″ Super AMOLED HD, SoC Qualcomm Snapdragon 400, 2GB de RAM, cámara trasera de 13MP y frontal de 5MP. Ya sabemos que Samsun está reduciendo su catálogo debido a los malos resultados de las ventas de smartphones, malos sólo si los comparamos con los de otros años, ya que todavía continúa siendo el primer fabricante con una amplia ventaja respecto al segundo, Apple.

Pero la desaparición del Galaxy Alpha de la producción se debería sobre todo todo a las nuevas políticas de Samsung para tratar de hacer desarrollos y diseños internos más modulares, permitiendo la reducción de costes y simplificando procesos e inventarios.

Esta podría ser la primera muestra de la reducción paulatina de modelos que ofrezca Samsung a partir de ahora. De esta forma veríamos gamas como los Galaxy S y Note para la gama alta y los Galaxy A para la gama media-baja, junto con algunas de las clásicas variaciones de los modelos, aunque en este caso, bastante más reducidas.

Esta reducción no sólo supondrá ventajas de producción para Samsung, sino también una buena noticia para los consumidores, que no sólo tendrán probablemente mejores ofertas debido a la creciente competencia y la presión del resto de fabricantes, sino que además no se verán confundidos con numerosas variaciones y modelos con nombres prácticamente idénticos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor