El generador eólico que ardió [Veredicto: ¿demasiado viento?]

Empresas

Ya le advertía Sancho panza a Don Quijote aquello de “no son gigantes sino molinos“.

Y es que por muy modernos y sostenibles que sean, los gigantes generadores eólicos a veces también tienen su peligro. Es el caso de este de la fotografía, situado en la ventosa Escocia, que tal vez se viera superado por las circunstancias y terminó con la turbina en llamas. Sigamos con los clásicos, en este caso Felipe II y aquello de “envié mis naves a luchar contra los hombres, no contra los elementos”.

Estamos hablando de los modernos molinos de viento que en lugar de moler harina generan energía eléctrica gracias al incesante movimiento de sus enormes aspas.

Un centenar de metros de altura de tecnología punta y un par de millones de euros ardiendo, no podemos decir que la foto sea barata y poca cosa. Los habitantes de Ardrossan, en North Ayrshire (Escocia) pudieron observar algo poco habitual, uno de estos enormes ventiladores convertido en un calefactor. La causa parece ser la alta velocidad que alcanzó la turbina, movida por las hélices a las que el viento les pudo.

Un viento huracanado, todo hay que decirlo, que por fortuna no afectó a ninguna del resto de las 15 turbinas que componen este parque eólico escocés y que continúan suministrando energía eléctrica a más de 20.000 cercanos hogares. ─ [The Telegraph]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor