El Gran Hermano amenaza de nuevo, esta vez desde Gran Bretaña

Empresas

Aunque a la mayoría de los más jóvenes les sonará a programa de televisión en el que intimidad y neuronas brillan por su ausencia, el término Gran Hermano procede de la literatura de un visionario y pesimista británico, George Orwell, que en su obra “1984” dibujaba una ucronía distópica en la que los ciudadanos estaban permanentemente vigilados por una televisión que nunca se apagaba desde la que un omnipresente líder controlaba casi hasta el pensamiento. Ahora en Gran Bretaña su Gobierno está planeando implantar un sistema capaz de monitorizar llamadas telefónicas, emails, mensajes en redes sociales y visitas a sitios web.

Se ha superado con creces esa fecha desde que Orwell escribió su novela en 1948 (no se calentó mucho la cabeza para ponerle título, simplemente invirtió las últimas cifras), pero alguien en el Gobierno de Su Graciosa Majestad parece haber pensado que más vale tarde que nunca.

Recientemente te informábamos aquí en Gizmodo del intento estadounidense en ese mismo sentido destinado a escudriñar la información colectiva que circula por la Red, pero en la pérfida Albión no se quedan atrás.

Si hace unos años la red Echelon y su famoso Carnivore hacían las delicias de los conspiranóicos con su temible capacidad para escuchar nuestras conversaciones y husmear en nuestros mensajes, ahora que los ordenadores son aún más potentes y las redes infinitamente más veloces parece el momento óptimo para establecer lo que la compañía británica Big Brother Watch denomina “un ataque directo a la privacidad online“.

Los 200 miembros de la Asociación Británica de Proveedores Online ha tenido recientemente acceso al proyecto de ley y dejan entrever su malestar por las condiciones del mismo, que según manifiestan sería semejante al nivel de intervención en la privacidad de los ciudadanos que puede vivirse en China o Irán.

Recordemos que ya en 2006 se propuso una normativa semejante pero fue rechazada por la gran oposición popular. Ahora el Home Office, equivalente británico a nuestro Ministerio del Interior, afirma que es inminente (quizá el mes que viene) la tramitación de esta normativa que permitiría requerir la identificación de un individuo o conocer el tiempo de conexión así como la relación de páginas web que frecuente. ─[El Mundo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor