El helicóptero a pilas que batía records mundiales

EmpresasInnovación

El sueño del hombre, volar, tiene desde hoy un nuevo método de hacerse realidad.

Desde que Leonardo da Vinci maravillase a las generaciones venideras con sus bocetos sobre artilugios voladores al hombre ha querido despegarse de la superficie para surcar el aire pero no fue hasta una fría mañana de 1903 en Kitty Hawk que el anhelo se hizo posible.

Desde entonces el tiempo ha pasado volando (patapám psst) con múltiples forma de conseguirlo. Hoy hablaremos de una más, un helicóptero monopersonal alimentado por baterías. Y aún hay más.

Pascal Chretien estaba harto de ver los helicópteros de juguete de los niños y aguantarse las ganas de poder subirse en uno de esos pequeños ingenios voladores.

Así que cual Igor Sikorsky agarró herramientas y se puso a construir a tamaño real un helicóptero parecido a esos que nos venden en puestecillos ambulantes de centros comerciales. Incluido lo de funcionar con baterías eléctricas, con lo que de paso consigue ser respetuoso con el medio ambiente.

Ayudado por la compañía francesa Solution F Chretien pasó un año ideando, montando y probando su ingenio volador hasta que concluyó con éxito superando el mayor reto que consistía en superar las limitaciones de las baterías eléctricas y la autonomía que eran capaces de suministrar.

En su primer vuelo público Chretien logró mantener su electrohelicóptero en el aire durante 130 segundos alcanzando 1 metro de altura. Sí, un único metro, pero oye, no está nada mal para tratarse de un helicóptero eléctrico de uso individual construído de manera artesanal. Ahora tratará de mejorar el invento y en su próximo intento alcanzar la cota de 4 metros de altitud. ─[Gizmag]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor