El inventor del MetalLíquido afirma que Apple lo empleará para un nuevo e impactante producto

Empresas

Hace unas semanas os hablábamos aquí en Gizmodo del MetalLíquido, así, sin espacio entre las dos palabras porque se trata de una marca registrada. Un nuevo material consistente en una aleación de aluminio y otros metales que permitía trabajarlo para darle forma de una manera muy similar a como se hace con el plástico inyectado. Se confirma que Apple dispondrá de un dispositivo realizado en este material y el propio inventor del mismo lo califica de “impactante”.

La fotografía corresponde al soporte para la SIM de (presuntamente) el nuevo iPhone.

Recordemos que como también estuvimos reflexionando aquí en Itespresso hace unos meses tras la presentación del nuevo iPad, todo apunta a que las siguientes generaciones de dispositivos Apple prescindirán del ordinal para ser simplemente “el nuevo iChisme“.

Además, tampoco podría llamarse iPhone5 porque en realidad sería el sexto (iPhone, iPhone3G, iPhone3GS, iPhone4 y iPhone4S). En cualquier caso si os fijáis, la parte que quedaría en el exterior mantiene un diseño similar al del iPhone4S, lo que indicaría que continuamos con los bordes rectos y el rumoreado diseño curvo se perdería. Ese puede ser uno de los motivos que permitirían que el nuevo iPhone mantuviese una forma externa similar a la actual y que la “revolución” viniera (además de por el interior) a causa del empleo de este nuevo y revolucionario material.

Apple tiene los derechos de la aleación bautizada como LiquidMetal desde el año 2010. Uno de sus inventores, Atakan Parker, en una reciente entrevista ha facilitado algunos interesantes datos sobre ese material.

Para empezar manifiesta que el aspecto que presenta es fabuloso y que además es increíblemente resistente y duradero. Confirma que Apple tiene los derechos exclusivos para emplearlo en dispositivos electrónicos y que no deberían pasar muchos años hasta que lleguemos a ver un MacBook realizado en el MetalLíquido.

El material está aún perfeccionando su “fórmula”, trabajar con él es una tecnología que aún está madurando y Parker calcula que Apple tendrá que invertir entre 300 y 500 millones de dólares a lo largo de entre 3 y 5 años para poder hacer un uso intensivo a gran escala del mismo.

Los beneficios del MetalLíquido se refieren a su gran resistencia a golpes, arañazos y corrosión, además de ser muy sencillo trabajar con él para otorgarle formas complejas, lo que beneficiará la forma y estética de las piezas que se construyan con él, sean estas carcasas externas, componentes o estructuras internas.

En función de la formulación específica que se emplee puede adoptar acabados diversos (brillantes, satinados o pulidos) o variar los tonos de gris metalizado, similar al acero inoxidable, en que se presenta. Curiosamente al tacto resulta menos frío que otros metales.

Parker se enorgullece en defender que el MetalLíquido aúna las ventajas de maleabilidad del plástico, resistencia del metal y belleza del cristal obviando sus desventajas respectivas de falta de resistencia, dificultad de conformar estructuras complejas o fragilidad.

El primer ejemplo del uso de MetalLíquido es esa especie de clip que acompaña a algunos dispositivos Apple y que permite extraer la bandeja de la tarjeta SIM. Como hemos mencionado, la industria que elabora este material aún está en sus primeras etapas y Parker aventura que se necesitarían al menos 2/4 años para poder ofrecer algo como un MacBook con toda su carcasa realizada en esta aleación aunque se mantiene muy discreto sobre el uso que actualmente Apple está haciendo de su invento.

Con todo Apple no ha sido la única en emplearlo dado que algunos móviles en formato “castañuelas” de Nokia y Samsung lo usaron en algunos componentes del sistema de cierre de las tapas. ?[Business Insider / MacRumors]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor