El iPad Mini podría tener un aspecto alargado que lo asemejará más al iPhone que al iPad [Veredicto: ¿de iPad Mini a iPhone XXL?]

EmpresasMovilidadTabletas

Algunos seguimos empecinados en que si Apple decide sacar un tablet de 7″ no será tanto para que exista una versión reducida del iPad como para que exista una versión ampliada del iPhone o, más concretamente, del iPod touch. Los últimos rumores, en los que el humo parece cada vez más próximo a las llamas de una hoguera que descubriremos presuntamente en poco menos de un mes, apuntan en esa dirección al mostrarnos un dispositivo con un diseño alargado más semejante a la estructura habitual del iPhone/iPod touch que al iPad, que tiene una forma algo más cuadrada merced e un bisel lateral de mayor anchura.

Concretado el tamaño de la pantalla del hipotético (y presumiblemente cercano) iPad de 7,85″ ahora faltaba perfilar (nunca mejor dicho) si el dispositivo resultaría finalmente más cercano a un tablet o un smartphone… y en Apple parecen haberse decantado más por este último tipo de dispositivos, al menos en cuanto al factor forma.

El secreto sería algo tan sencillo como un rediseño del bisel lateral, con un marco de la pantalla más estrecho que en el iPad y más semejante al del iPhone. Así, dejando menos espacio lateral el dispositivo adopta un aspecto alargado que recuerda más al concepto que algunos defendemos desde hace tiempo en el sentido de proporcionar al usuario que hasta ahora se decanta por el iPod touch una evolución hacia un tamaño algo mayor pero que siga teniendo la facilidad para transportarlo que suponen algo más de engorro o incomodidad en el caso del iPad.

Un dispositivo de 7″ permite guardarlo en bolsillos grandes de chaquetas, bolsos o mochilas mientras que un tablet de tamaño cercano a las 10″ obliga a llevarlo en la mano o en una bolsa ad hoc o de mayor tamaño. La imagen que encabeza esta noticia es una recreación artística efectuada por los chicos de 9to5Mac pero se inspira en fotografías de una presunta carcasa del iPad Mini (quizá ya no tenga sentido esa denominación) donde se puede apreciar con claridad esa reducción del bisel lateral de los lados largos del dispositivo.

Una sutil estrategia de diseño que permite conservar el formato de pantalla 4/3 habitual hasta ahora en los dispositivos móviles de Apple (otro tema sería el insistente rumor sobre una pantalla en formato 16/9 en el nuevo iPhone) mientras se consigue un tamaño contenido que ayuda a la portabilidad del nuevo dispositivo. Esa diferencia de diseño también indicaría la variación en el modo en el que se sostiene el dispositivo.

El iPad necesita un bisel más grueso porque se coge con las dos manos y los pulgares descansan sobre la parte lateral de la pantalla. El iPhone se coge con una sola mano y los pulgares se sitúan en el canto del dispositivo, por tanto un bisel lateral más delgado no suele suponer una invasión de los dedos sobre la pantalla, con las consecuentes dificultades para visionar zonas de la misma por no hablar de la interacción no deseada con el reconocimiento de la presión táctil sobre la misma. En el caso del dispositivo Apple de 7″ ese bisel lateral delgado hablaría de una forma de sujetarlo con las manos (con LA mano) más cercana a la del iPhone que al iPad.

Por último una conclusión que parecería extraerse también del factor forma tiene que ver con la naturaleza de la pantalla, que no sería Retina Display. Esto permitiría un dispositivo más delgado al no necesitar una batería de mayor tamaño, como ha sucedido con el nuevo iPad en relación a su antecesor, el iPad2. ─[Daring Fireball9to5Mac]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor