El juego del Tetris, versión "analógica"

Empresas

Ha enganchado a generaciones y fue el rey absoluto de las consolas y videojuegos portátiles a finales de los ochenta y principio de los 90.

Hablamos del Tetris, videojuego con el que millones de personas llegaron a soñar por las noches, con su incesante lluvia de piezas de colorines y formas diversas siempre formadas por cuatro cubos, de ahí su nombre (tetra = cuatro en griego) que había que encajar para eliminar líneas y así evitar acabar con la pantalla llena y rebosante.

En realidad el creador del videojuego, Alexei Pazhitnov, se inspiró en un juego “analógico” ruso que emplea piezas similares a las que se hicieron universalmente famosas, y eso es lo que te traemos hoy, la posibilidad de jugar al único Tetris que no necesita que lo enchufes y que no necesita pilas.

El espíritu de este Tetris te recordará a las cuatro en raya.

Se trata de deslizar las piezas por los carriles de este soporte y tratar de ganar puntos bloqueando las jugadas de tu oponente. Gana el que más piezas del mismo color es capaz de colocar juntas

Un dado te indica la forma de la pieza que debes dejar caer y ya dependerá de tu estrategia e intuición elegir el carril por el que la deslizas. Cuando las piezas lleguen al final de la torre, ganará el jugador que más piezas del mismo color haya conseguido conectar.

Si la versión digital te proporcionó horas de diversión (y te alivió de la pesada carga de monedas de 5 duros que echabas en la recreativa como si no hubiera un mañana) este juego seguramente te aportará un buen rato de sana competición con un juego que por derecho propio es un clásico, dentro y ahora fuera de las pantallas. ─[ThinkGeek]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor